Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los pescadores llaniscos sopesan llevar al Juzgado la falta de alumbrado en el puerto

“Llevamos 26 días sin luz y a nadie le importan las condiciones en las que trabajamos”, lamentan ante la ausencia de respuesta de la Administración

El puerto de Llanes, ayer al anochecer, sin luz, en una imagen capturada de la webcam instalada en la zona.

El puerto de Llanes, ayer al anochecer, sin luz, en una imagen capturada de la webcam instalada en la zona.

Los pescadores de Llanes están al límite de su paciencia por la falta de luz en el puerto. Llevan trabajando “a oscuras”, cuando entran a faenar, más de tres semanas, según sostienen desde la Cofradía de Santa Ana y, ante la falta de respuestas por parte del Principado, se plantean acabar yendo a los juzgados para denunciar la situación. “Trabajamos en unas condiciones lamentables y no hacen caso. El día que haya una desgracia va a ser tarde”, lamentan desde el colectivo de marineros, que censuran además que no se prevean soluciones a corto plazo, ya que la Administración autonómica se limitó a decir hace unos días que “se está estudiando qué es necesario hacer”.

“Si seguimos esperando nos vamos a febrero o más allá y sumaremos dos meses o más sin luz para trabajar. Ya llevamos 26 días así y parece que da igual si nos pasa algo o no a los pescadores. No es prioritario tener luz aquí y vamos a terminar denunciándolo en el Juzgado”, señalan desde la Cofradía de Santa Ana.

La instalación eléctrica se encuentra en condiciones de notable deterioro, afectada por la corrosión que provoca el mar y con las arquetas llenas de agua y arena. La humedad es lo que provoca las constantes averías y, en opinión de la cofradía, habría que buscar otro sistema distinto al actual para evitar que, si se cambian cableados e instalaciones, pueda estar igual en el plazo de uno o dos años.

La situación la explica el patrón mayor de la cofradía, Ángel Batalla. “En ningún puerto de Asturias pasa lo que está pasando en el de Llanes. Aquí el problema que tenemos es que nos rebasa la mar, cae y llena las arquetas de la instalación eléctrica de agua y de arena. Hay corrosión y con la humedad salta todo”, señala.

“Un problema muy gordo”

Los pescadores de la Cofradía de Santa Ana, que acceden de madrugada a sus barcos a duras penas con la luz de los teléfonos móviles, inciden en que debe buscarse una solución urgente al alumbrado para trabajar con unas mínimas condiciones de seguridad, pero además piden un sistema que en el futuro evite las averías constantes.

“Tenemos un problema muy gordo y es que este sistema de alumbrado no vale. Porque aquí se pone el cable nuevo y dentro de dos años vamos a estar igual, ya que si no hacen nada distinto más allá de esa renovación, el mar va a seguir entrando y la humedad y la corrosión acabarán por llevarnos a la misma situación”, señalan desde el colectivo de marineros.

Compartir el artículo

stats