DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La escuela infantil de Colombres, que costó 300.000 euros, cumple una década en desuso

Ribadedeva calcula que hacen falta 200.000 euros para poder usarla y el Gobierno regional descarta la inversión en el centro educativo

La escuela infantil de Colombres, la capital de Ribadedeva, lleva diez años construida y cerrada a cal y canto. Costó más de 300.000 euros al Gobierno del Principado de Asturias y en junio de 2011 el por entonces consejero Herminio Sastre anunció su puesta en marcha en septiembre de aquel mismo año. Habría 38 plazas, ocho para niños de hasta 1 año; 12 de hasta 2 años y 18 hasta los 3. Pero la promesa no se cumplió. Nunca se ha utilizado y las familias con niños de hasta 3 años de Ribadedeva acuden con sus hijos a un aula infantil del pueblo de Pesués, en la vecina Cantabria.

“La obra ni tan siquiera ha sido entregada. Existe un informe en el que se cifra en 200.000 euros la inversión que necesita recibir ahora la escuela si queremos abrirla al público, no llegaron a hacerse las conexiones a las redes generales de alcantarillado y luz y con el paso de los años el edificio se ha ido deteriorando sin usarse”, enumera el alcalde, el socialista Jesús Bordás. “El Ayuntamiento no va a asumir el gasto de esa cantidad porque es competencia del Principado hacerlo, que debería haber ejecutado estos trabajos en 2011, pero en el Gobierno regional la consejera Carmen Suárez, que desconocía el tema, nos ha dicho que no tienen dinero para ello”, indica el regidor.

“Queremos abrir la escuela, es vergonzoso ver ese edificio ahí, nuevo y sin uso, pero nosotros no vamos a asumir gastos que no son de nuestra competencia, porque bastante será con hacerlo una vez abra las puertas con asumir los costes del mantenimiento y del personal”, recuerda el regidor.

Bordás habla unos días después de que la oposición, Juntos por Ribadedeva, recordara en sesión plenaria la inutilidad de tener un edificio sin uso “pero muy necesario” en el municipio. De hecho, se llegó a iniciar una recogida de firmas entre los vecinos para que los gobiernos regional y local retomaran la idea de dotar de actividad el centro escolar. Un total de 604 personas pidieron la apertura, pero fue en vano.

“Si no es posible abrirlas como escuela, que se busque una alternativa para usar las instalaciones porque cuando un edificio está en desuso, como es el caso, lo único que se consigue es un deterioro y un mal uso del dinero público”, afea el portavoz opositor, Jorge Martínez.

Cuando se anunció la apertura del centro educativo se atendía a una demanda real “que continúa” existiendo, recuerda el concejal, que anima al Alcalde a seguir peleando por esta infraestructura. “El dinero de los contribuyentes ya está gastado y la escuela crearía puestos de trabajo”, recuerda Martínez. “El Ayuntamiento tiene plena capacidad para asumir la gestión y creemos que se trata de falta de voluntad que causa perjuicio a nuestros vecinos”, afea.

Martínez exige acciones “reales” al gobierno de Jesús Bordás. “Desde su construcción, el Grupo Socialista no ha puesto sobre la mesa ninguna solución, solo “no es no”, lamentan desde el partido de la oposición. Recientemente Juntos por Ribadedeva propuso en sesión plenaria que se “utilizaran las instalaciones como complemento del colegio ante la pandemia que estamos viviendo y también esta idea fue rechazada”, recuerda el portavoz. A su partido, subraya, “le encantaría que se abriera la escuela o bien que se le diera algún uso a las instalaciones” con tal de no ver cómo envejece un edificio que nunca ha sido estrenado.

Compartir el artículo

stats