Los vecinos del barro Traslaiglesia de Hontoria (H.ontoria según la toponimia oficial) llevan dos años esperando a que el Ayuntamiento de Llanes desbroce y limpie el camino de acceso a sus viviendas, siete en total. “Ha llegado un momento en el que se rayan los coches con las ramas de los árboles, que salen a mitad del camino, y las ortigas y maleza cada vez son más abundantes”, explica Eloína Díaz, una vecina afectada.

La urbanización se construyó en el año 2009 y era uno de los vecinos quien se encargaba de mantener en orden la zona. “Nosotros tuvimos que urbanizar todo, abrir el camino y asfaltarlo, estamos de acuerdo, si así lo marcan las normas las aceptamos, pero tenemos derecho a una limpieza de la zona porque pagamos impuestos igual que el resto de vecinos”, evidencian.

Sin embargo, advertido por la cercanía de un riachuelo que discurre paralelo al camino y los problemas que esto le podría ocasionar con la Confederación Hidrográfica del Cantábrico si continuaba con la limpieza, optó por trasladar la petición al Ayuntamiento. “La alcaldesa pedánea nos dijo que sería mejor que tuviéramos cuidado y trasladó el problema a la concejala Priscila Alonso”, pero nada han sabido desde entonces.

Hace unos días “unos operarios estuvieron desbrozando el camino de El Borbollu, que discurre a la otra parte del río y que estaba inutilizado porque nadie lo necesita, no hay viviendas en esa zona y no es fundamental para dar acceso a las fincas”, subrayan. “Lo dejaron perfecto, y está bien que lo limpien, pero el nuestro, por el que pasamos diariamente varios coches y muchos vecinos sigue tomándose por la vegetación”, lamentan.

Por él “pasean a menudo personal del Ayuntamiento, concejales incluidos, y pueden ver perfectamente que apenas se ve el banco que está en la curva, que hay que agacharse en algunos tramos para no dar con las ramas de los árboles sin vas cerca de la barandilla y el estado en el que se encuentra esto. No sabemos si es maldad o incompetencia”, denuncian. Ante la pasividad, llamaron directamente al concejal Juan Carlos Armas y se comprometió a que el camino se limpiaría con personal municipal, aunque “aún no ha venido nadie a hacerlo”, censuran.