Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Arden 120 hectáreas del pico Priena, cerca del santuario de Covadonga

Los ganaderos piden ser parte de la gestión de los montes comunales para evitar incendios

Incendio en las inmediaciones de la Cruz de Priena, cerca del real sitio de Covadonga LNE

Covadonga olía ayer a humo. A las cenizas que quedaron tras un incendio que arrasó 120 hectáreas del pico Priena y que necesitó el trabajo de treinta efectivos para ser sofocado. Fueron dos helicópteros con veinte cargas de agua, los bomberos de los parques de Cangas de Onís, Piloña y La Morgal, ocho operarios de dos empresas forestales y personal de la guardería del Principado de Asturias, quienes durante la mañana lograron acabar con el rastro de la quema que se inició en Llerices el pasado lunes a las siete de la tarde.

“Ha pasado lo que sucede cuando se deja que el monte esté sucio y no se deja practicar en él ninguna labor de mantenimiento”, lamentaba ayer José Antonio García, regidor de pastos de la Montaña de Covadonga.

2

Las imágenes del incendio en el monte Priena, en las cercanías de Covadonga J. M. C.

“Si la gestión de los montes estuviera vinculada de un modo más directo a los propios ganaderos, la magnitud de estos incendios no se daría. Ni las llamas de Priena, ni las que hubo antes, ni las que habrá después, tendrían lugar porque el monte hay que ir manteniéndolo, no dejándolo”, advierte el ganadero. Si bien es cierto que la zona quemada “no es pastable” los oriundos echan de menos una gestión más cercana. “Deberíamos tener más autoridad y no tantas prohibiciones, deberían establecerse las quemas controladas, con guardas y gente para poder evitar los incendios que llevamos tiempo sufriendo por la falta de desbroces”, subraya el regidor.

Compartir el artículo

stats