"Es de un vecino de Amieva que vive solo y se le prendió la cocina. La casa quedó bastante mal, se salvó el tejado y poco más". La explicación la aportaba este lunes un vecino al hilo del incendio de una vivienda en el pueblo de Amieva, en la tarde-noche del domingo, 28 de febrero. Gracias a la ayuda de otros parroquianos del citado núcleo rural, que provistos de mangueras se afanaron en sofocar el incendio, y también a la rápida intervención de los bomberos que se desplazaron hasta el lugar, se pudo evitar que la vivienda quedara calcinada. En la mente de todos, el fatal incendio ocurrido también hace pocos días en una vivienda señorial de Sames.

No se registraron daños personales, aunque los materiales son cuantiosos.

Así quedó la cocina del inmueble.