Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La ITV de Ribadesella refuerza el servicio para reducir las esperas, que llegaron a cinco meses

Los trece trabajadores que forman la plantilla de la estación del polígono de Guadamía revisan diariamente unos 165 vehículos

Cristina García, ayer, inspeccionando los bajos de un vehículo en la estación de la ITV del Oriente. | Eva San Román

Cristina García, ayer, inspeccionando los bajos de un vehículo en la estación de la ITV del Oriente. | Eva San Román

Los plazos de demora para pasar la ITV en la estación del polígono de Guadamía, en Ribadesella, han pasado de cinco a dos meses en las últimas semanas. Sin embargo, según el gerente de Itvasa, Berlarmino Rodríguez Blanco, “en determinados momentos se puede obtener cita en más corto plazo “ porque se están realizando aperturas parciales de agenda” con la intención de incluir a más vehículos diariamente para ser revisados por los trabajadores.

Esto se consigue, según explican desde la estación, “gracias a la implicación de los trabajadores”, que asumiendo el retraso acumulado y para favorecer que los vehículos no queden fuera de plazo con las revisiones, hacen horas extra. De este modo, y según Rodríguez Blanco, “la previsión es continuar con este descenso progresivamente hasta alcanzar unos valores normales de funcionamiento”, similares a los que existían antes de que la crisis sanitaria y posterior confinamiento causaran un descompensación importante de los ritmos en las estaciones de la ITV de toda la región.

La lista de espera para obtener una cita no es lo único que se ha visto afectado por la pandemia. También ha habido un descenso importante en el número de vehículos que pasaron por la estación del Oriente, en la que trabajan trece personas (once inspectores, dos gestores de clientes y un director).

Los trabajadores de la estación de Guadamía “hasta el pasado 16 de marzo, estaban realizando una media de 134 inspecciones diarias, que se redujeron a 110 desde el 10 mayo”, subraya el gerente. Posteriormente, “y con el refuerzo de dos inspectores, se ha ido elevando paulatinamente hasta las 165 diarias de media en la actualidad”.

En 2020 se realizaron un total de 28.864 inspecciones en la estación de Ribadesella. De ellas, 27.909 fueron inspecciones regulares. En comparación con el año 2019 supone un descenso, ya que entonces se habían realizado un total de 33.356 inspecciones, 32.438 regulares.

La bajada, explica el gerente de Itvasa, “se debe a un cierre de la estación desde el 16 de marzo hasta el 10 de mayo y a la reducción del número de inspecciones diarias después de esta última fecha, debido a las medidas de seguridad implantadas”.

Tal como destaca el Belarmino Rodríguez, los defectos más comunes de los vehículos que llegan a la estación de inspección técnica de Ribadesella son, por este orden, en los siguientes campos: alumbrado y señalización, contaminación, neumáticos, frenos y carrocería.

Compartir el artículo

stats