Esta semana, arrancaron las obras para la construcción de los nuevos talleres de la empresa ALSA en unos terrenos dentro del recinto de la estación de autobuses de Cangas de Onís, un equipamiento muy reivindicado desde que fuese inaugurada la citada terminal. A escasos metros de su ubicación se localiza el parking público, puesto en marcha a principios de octubre de 2016, con capacidad para 103 plazas de turismos, además, de una zona acondicionada para autobuses y camiones de menos de 15 toneladas. 

La estación de autobuses de Cangas de Onís, inaugurada el 16 de mayo de 2007 por el entonces presidente del Principado de Asturias Vicente Álvarez Areces, ocupa una superficie de 5.721 metros cuadrados y alberga un edificio de una única planta, con sala de espera, cafetería, aseos, locales comerciales, taquillas y dependencias administrativas, así como siete dársenas y cinco estacionamientos más para autobuses que se comunican por medio de una marquesina con la estructura principal.

La terminal canguesa, considerada la segunda estación más grande de la región, ejecutada en tiempos del alcalde Alfredo García Álvarez, supuso una inversión total de 2,6 millones de euros, financiados por el Gobierno del Principado. Es el punto de partida, entre otros servicios, del operativo del plan de transporte a los Lagos de Covadonga, complementado, en su momento, con el macro-parking de El Lleráu, además de otros estacionamientos disuasorios a lo largo del trayecto entre la urbe y el real sitio de Covadonga.