Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

las calles y plazas de la villa, casi vacías

Hostelería y comercio de Llanes, al límite: “Nuestra única esperanza es el 9 de mayo”

Los empresarios describen una situación “muy preocupante” y alertan de que el cierre perimetral puede suponer “la puntilla” para el sector servicios

La calle Mayor de Llanes, normalmente atestada de gente, sin apenas transeúntes. | ÁNGELA FERNÁNDEZ

La hostelería y el comercio de Llanes han dado la voz de alarma: estos sectores están “al límite” a causa de las restricciones derivadas de la pandemia de coronavirus. Los empresarios ponen sus ilusiones en el fin del estado de alarma. “Nuestra única esperanza es el 9 de mayo”, claman. Y alertan de que el cierre perimetral que entrará en vigor en el concejo a partir de la medianoche del jueves puede suponer “la puntilla” para el sector servicios.

El paso el nivel 4+ de riesgo extremo por contagios, anunciado ayer por el Gobierno del Principado, ha caído como una bomba entre los empresarios locales. El inminente cierre del interior de los locales de hostelería remata una situación límite para los empresarios. “Estamos fatal”, asegura Javier Garaña, presidente de la Asociación Llanisca de Restaurantes y Sidrerías (ALLARES), tras un año con constantes cierres y reaperturas de los locales y mucha incertidumbre con vistas al futuro más inmediato.

“No sabes si comprar mercancía o no, no te atreves”, afirma Garaña, quien además regenta un restaurante desde hace 25 años y considera que esta es la época más complicada a la que se ha enfrentado, “peor incluso que la crisis de 2008”. Tras una Semana Santa con poca actividad, los hosteleros coinciden con el resto de comerciantes en asegurar que solo con el turismo asturiano la actividad no se sostiene y ante el cierre del concejo y el endurecimiento de las restricciones, todas sus esperanzas están puestas en la finalización del estado de alarma.

La dependencia económica del turismo y del sector servicios agrava la situación del concejo llanisco ante la que, tanto empresarios como instituciones, no saben cómo reaccionar. En Llanes, “de unos 1.700 negocios entre empresas y autónomos, unos 1.280 están inscritos en Turismo”, según Iván García, concejal de esa área. Las principales comunidades autónomas de las que Llanes recibe turismo son Madrid, País Vasco y Castilla y León, pero los cierres perimetrales han provocado que “los vascos no vengan desde noviembre”, apunta el edil. También Garaña señala que “hay clientes que lleva meses sin poder venir ni siquiera a sus casas”, en referencia a las segundas residencias que hacen triplicar la población del concejo durante las vacaciones, por lo que muchos negocios han optado por mantener sus locales cerrados.

Terrazas sin clientes en la calle de Las Barqueras, principal arteria de la capital llanisca. | | ÁNGELA FERNÁNDEZ

En el caso de los alojamientos, José Alberto Concha, de OTEA Llanes, afirma que se comienzan a registrar algunas reservas “sobre todo para el periodo estival, aunque hay mejor perspectiva para septiembre y octubre que para esta primavera”. Desde la patronal aseguran que las reservas realizadas ahora tienen unas condiciones de cancelación muy flexibles y, por lo tanto, no son del todo seguras, por lo que los empresarios continúan sin poder hacer previsiones.

Los comercios tampoco esperan que sus cifras mejoren a corto plazo. Ya se ha registrado algún cierre y prevén más en los próximos meses. Raúl Herrero, de la Asociación de Comerciantes y Autónomos (Llanescor), describe “una situación muy preocupante y grave” para ellos, que serán los últimos en notar las mejorías: “La gente se mueve y va a los bares, pero lo último que hace es comprar”. Pone el foco también sobre sectores especializados como el del traje regional, que ha sufrido una caída del 100 por ciento y está en tierra de nadie”.

Al hablar de ayudas se suceden las críticas y hay unanimidad por la desesperación de no tener noticias de las compensaciones prometidas por el Gobierno de España. “Llegan tarde y son insuficientes”. ALLARES asegura que muchos negocios aún no han cobrado la ayuda del Principado y están a la espera de las propuestas por el Ayuntamiento. El Consistorio colaboró con la reducción de tasas y lo volverá si no mejora de la situación, pero su concejal de Turismo cree que el Ayuntamiento no tiene tanta capacidad: “Claro que las ayudas son insuficientes, somos pocos habitantes y tenemos mucha infraestructuras”. A la falta de ayudas se le suman las inversiones que muchos negocios se han visto obligados a hacer para adaptar su local a las restricciones.

La plaza de Parres Sobrino, centro neurálgico de la villa, vacía. | | ÁNGELA FERNÁNDEZ

El concejo muestra síntomas de la que denominan como “fatiga pandémica”, aumenta la crispación y no resultará fácil recuperar la situación previa al covid-19. Los empresarios aseguran que será “complicado” remontar y mantener los empleos. Sin embargo, en todos los sectores se encuentra un halo de esperanza. García cree que “antes de señalar o criminalizar a la gente se necesita más empatía y comprensión” y se muestra convencido de que vendrán “años muy buenos”.

El 9 de mayo es la fecha marcada en el calendario como el momento en que el turismo volverá a Llanes. José Alberto Concha asegura que el concejo “tiene muchas posibilidades si se hacen las cosas bien, como el entorno, la naturaleza, los espacios abiertos...”. En la hostelería, Garaña también ve una luz al final del túnel: “En Llanes hay un par de negocios que han abierto en estos meses. Y antes del verano habrá alguna otra apertura. Aún en tiempos difíciles se sigue emprendiendo y generando puestos de trabajo”, añade.

Compartir el artículo

stats