Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fin a la carretera de las 174 curvas: el Desfiladero de la Hermida recibe más de 95 millones para su ampliación

Satisfacción y cautela en Peñamellera Baja ante el anuncio de una obra “muy necesaria, pero por la que esperamos desde hace casi treinta años”

Aspecto del impresionante Desfiladero de la Hermida.

Satisfacción y cautela a partes iguales. En Peñamellera Baja no acaban de creerse que esta vez sí se ejecutará la mejora de la carretera N-621 (León-Santander por Potes), a su paso por el desfiladero de La Hermida, que une Panes con la comarca cántabra de Liébana. Y no se fían porque los mandatarios políticos llevan ya casi treinta años anunciando que se mejorará una carretera muy peligrosa por los frecuentes desprendimientos, su trazado sinuoso y su estrechez. El Ministerio de Transportes ha anunciado la licitación de las obras, con un importe de 95,74 millones de euros, repartido en cuatro anualidades, de 2022 a 2025, ambos inclusive.

Reflejo de la desconfianza vecinal son las palabras del alcalde de Peñamellera Baja, José Manuel Fernández (PP), quien aseguró que está “a la expectativa” porque se trata de una reivindicación histórica, una obra “muy necesaria”, pero “por la que llevamos esperando casi treinta años. Espero que esta vez sea la definitiva”.

El tramo sobre el que se actuará, entre Panes y Castro Cillorigo.

Fernández resaltó que casi la mitad de los 20 kilómetros afectados por la mejora se sitúan en Asturias, y que la N-621 supone el único acceso rodado a varias localidades asturianas, como Cuñaba o San Esteban. Resaltó que fue el anterior ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, quien dio el impulso definitivo a este proyecto, “tras veinticinco o treinta años deambulando por la Administración”, al mejorar cuatro puentes y agilizar la tramitación.

El proyecto definitivo no ha atendido la petición de todos los ayuntamientos implicados por la obra de la N-621 (Cillorigo de Liébana, Peñarrubia, Tresviso y Peñamellera Baja) para habilitar un carril peatonal o para bicicletas.

El regidor expresó su confianza en que el desbloqueo del proyecto de mejora de la carretera de La Hermida suponga también el de la travesía de Panes, otra obra que apareció con su correspondiente consignación económica en los presupuestos estatales por dos veces, la última el año pasado, “y de la que no hemos vuelto a saber nada”, lamentó.

El Ministerio resalta que la mejora de la N-621 servirá para “garantizar la accesibilidad en la zona, mejorar la seguridad vial y salvaguardar el entorno ambiental”. La N-621, única vía de acceso desde la cornisa cantábrica hacia los valles de Camaleño y Liébana y a la zona cántabra de los Picos de Europa, tiene un tráfico medio de 2.500 vehículos diarios, que llega a triplicarse en verano. La carretera cuenta con 174 curvas de radio menor a 100 metros, de las cuales, 11 tienen menos de 25 metros. Con esta actuación aumentará la seguridad y confort de los usuarios configurando una plataforma de dos carriles de tres metros de anchura, arcenes de un metro, cunetas de 0,50 y otros 0,50 más para los sistemas de contención. Para ello, será necesario construir 1.175 metros de estructuras laterales apoyadas, 2.556 metros de muros y 9.261 metros de voladizos.

Perfil de los trabajos que se abordarán para la ampliación de la calzada.

Perfil de los trabajos que se abordarán para la ampliación de la calzada.

También se reforzarán los sistemas de protección de la calzada contra desprendimientos de rocas, se mejorarán los sistemas de contención de los vehículos y se crearán nuevas zonas de estacionamiento y descanso. Asimismo, se mejora la señalización, el balizamiento y el drenaje. “Todas las actuaciones se han proyectado teniendo en cuenta el singular entorno natural atravesado, procurando la adecuada integración paisajística y ambiental del proyecto”, destaca el Ministerio.

Adicionalmente, Transportes ejecuta obras de rectificación de curvas en La Hermida, con un presupuesto de 7,8 millones, y recuerda que desde junio de 2018 ha invertido en ese tramo más de 8,5 millones en mejoras, conservación y seguridad frente a desprendimientos.

Compartir el artículo

stats