Irene Gartner Rey, vecina de Cangas de Onís y perteneciente a Asociación de discapacitados psíquicos y paralíticos cerebrales “Emburria”, con sede en la vieja capital del Reino de Asturias, resultó ganadora de la primera edición del Concurso de relatos “Cada historia cuenta”, cuya organización corrió a cargo de la Fundación AINDACE (Ayuda a la investigación del daño cerebral), en colaboración con el Ayuntamiento de Oviedo y diversas entidades privadas. 

La entrega del premio -todos los trabajos presentados estaban escritos por personas adultas con alguna patología neurológica o daño cerebral, asentados en la comunidad autónoma-, tuvo lugar el pasado viernes, en el Centro Comercial Los Prados, en Oviedo, en el marco del Festival de Lectura y con motivo del Día Mundial del Libro. El relato de la canguesa Irene Gartner Rey se titulaba “El espejo del otro o la historia de Reine”. 

El objetivo de la Fundación AINDACE era promover esa iniciativa cultural y social en materia de discapacidad, sensibilizar y concienciar al público en general sobre las habilidades que tienen las personas con capacidades diferentes, con diversidad funcional o personas… a veces ocultas o aún sin desarrollar. Sin duda, una actividad dirigida a fomentar la capacidad de aprendizaje y la participación cultural en el entorno.