Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un manto de versos para la Santina

Los pastores Isabel Díaz y Nel Cañedo y el músico Martín Martínez protagonizan un sentido homenaje en Covadonga por el Día de la Madre

Por la izquierda, Martín Martínez, Isabel Díaz, Nel Cañedo y Adolfo Mariño, en la santa cueva, frente a la Santina, ayer. | Ramón Díaz

“Fue un acto sencillo, pero muy bonito; como decimos en Asturias, muy de respigase”. El músico Martín Martínez Bastián definía así el homenaje que ayer se brindó en Covadonga a la Santina, con motivo del Día de la Madre. Fue un acto protagonizado por tres vecinos de Onís, el propio Martínez Bastián y los pastores Isabel Díaz Alonso y Nel Cañedo Saavedra, enmarcado en la iniciativa “Asturias, Capital Mundial de la Poesía”.

Tras la misa mayor, oficiada en la basílica, las celebraciones se trasladaron a la santa cueva. Primero, el pastor Nel Cañedo Saavedra leyó un poema dedicado a Covadonga, obra de la poetisa Teresa Caso, gijonesa con raíces familiares en Cangas de Onís. A continuación, la pastora Isabel Díaz Alonso realizó una ofrenda floral a la Santina. Finalmente, Martínez Bastián interpretó al violín la primera estrofa del “Himno de Covadonga”.

“Lo que brota del corazón se hace siempre poesía”, señaló el abad de Covadonga, Adolfo Mariño Gutiérrez, tras finalizar el emotivo homenaje a la patrona de Asturias, considerada por los creyentes la “madre de todos los asturianos”.

El sacerdote destacó que el de ayer fue uno de los actos más hermosos que ha vivido en el santuario cangués “por su sencillez, austeridad y grandeza, y por los asistentes”, que llenaron la santa cueva, entre los que estaba el alcalde cangués, José Manuel González Castro. “Quizá no todos fueran creyentes pero eso es lo de menos: ante una madre no hay diferencias, no hay ideologías, hay solamente corazones que aman”, comentó Mariño.

Martín Martínez Bastián, ayer, en la cueva de la Santina, interpretando el “Himno de Covadonga”. | Ramón Díaz

El abad resaltó la honda emoción que provocaron el poema “tan hermoso” que Teresa Caso dedicó a la Santina y la música interpretada por Martínez Bastián. “Ojalá que lo que pretende este grupo de entusiastas, que cada año y siempre Asturias sea capital mundial de la poesía, se vaya haciendo realidad”, concluyó.

Nel Cañedo indicó que su participación en el acto como representante de los pastores de los Picos de Europa reflejó, por un lado, la “implicación” de ese colectivo con la Santina, y por otro, su apoyo para conseguir que Asturias siga siendo cada año “capital mundial de la poesía”.

Asistentes al acto en la cueva de la Santina, con la basílica al fondo, ayer. | Ramón Díaz

Isabel Díaz, pastora jubilada, resaltó lo mucho que disfrutó y se emocionó con el homenaje a la Virgen asturiana: “No tengo palabras, estuvo muy bien, me gustó mucho”, fue lo único que acertó a decir.

Martín Martínez disfrutó especialmente del acto: “Covadonga es mi segunda casa, porque aquí viví, aquí fui escolano durante cinco años, aquí me casé…” Allí inició también, con solo ocho primaveras, sus estudios de violín. Y, tras su paso por la escolanía, siguió colaborando en el grupo de acogida y en otras múltiples actividades.

Cuando hace unos días le propusieron actuar en directo en la cueva de la Santina y le dijeron que eligiera la pieza, pensó primero en algo de Bach, que tiene varias “melodías cortas, bonitas y reconocibles”, pero enseguida cambió de idea: “Pensé que no había mejor momento, tras la misa de doce, que termina con el ‘Himno de Covadonga’ y en el Día de la Madre, para interpretar la primera estrofa cuyo primer texto es una salve”.

La autora del poema, que ayer no pudo acudir al santuario, suele inspirarse para sus composiciones en lo que siente “frente a la naturaleza” y reveló que el que fue leído ayer lo escribió no hace mucho pensando en lo que Covadonga significa para ella: “Como para la mayoría de las personas es un sitio de espiritualidad, de magia. Incluso los no creyentes se quedan sobrecogidos en Covadonga”, añadió la poetisa, autora junto a sus hermanos Ángeles y José Luis hace tres años de “Covadonga, otra mirada”, un libro visual, poético y artístico. “Fue un honor que leyeran mi poema”, añadió.

“Asturias, Capital Mundial de la Poesía” es un proyecto salido de la imaginación y el empeño de Graciano García, periodista y poeta, fundador, promotor y director emérito vitalicio de la Fundación Princesa de Asturias, que otorga los premios del mismo nombre.

La iniciativa aúna un cuarto de siglo de trayectoria en el que la cultura, las humanidades, la poesía y la creación han estado vinculadas al Principado de Asturias. Para que la región sea ante el mundo “una luminosa antorcha de imaginación, de la valentía, de unión, de amor por la belleza y la libertad”, como se recoge en la página web del proyecto: asturiascapitalmundialdelapoesia.com.



Poema a la Santina


Recordamos hoy a quienes, algún día,

estuvieron aquí, ante ti, Madre.

Pensamos en quienes algún día

vendrán y sentirán, como nosotros ahora,

toda esta luz y esta bendita calma,

este rumor del agua, esta dulzura,

la brisa cantarina entre los árboles,

la caricia del cielo, esta perfecta eternidad divina.

Vendrán, vinieron, estamos junto a ti,

para saber al fin en qué consiste la felicidad.

Teresa Caso

Compartir el artículo

stats