Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cangas de Onís sigue a la espera de que se retire la vegetación del puente romano

El Ayuntamiento reclamó la actuación hace meses durante una reunión con la consejera de Cultura

El puente romano de Cangas de Onís, cubierto de hiedra y vegetación. | J. M. C.

El puente romano de Cangas de Onís, cubierto de hiedra y vegetación. | J. M. C.

La hiedra va tomando poco a poco la superficie del Puentón de Cangas de Onís. El Ayuntamiento se dirigió meses atrás a la Consejería de Cultura para que actuase sobre esta situación que afecta al Monumento Nacional cangués, uno de los más retratados de Asturias, pero hasta ahora no ha habido la respuesta deseada.

El Puentón, como lo conocen la mayoría de los cangueses, o el puente romano, según su otra denominación, vuelve a estar tomado por la naturaleza a la espera de que la Administración autonómica actúe después de que ya el Consistorio que preside José Manuel González Castro (PP) pusiese el asunto hace tiempo en manos de la consejera de Cultura, la también canguesa Berta Piñán Suárez, durante una reunión.

La última actuación de este tipo en el puente, del que pende la emblemática Cruz de la Victoria, tuvo lugar allá por el año 2007, siendo alcalde de Cangas de Onís Alfredo García Álvarez (PSOE), cuando la entonces Consejería de Cultura, que dirigía entonces la piloñesa Ana Rosa Migoya, invirtió alrededor de 180.000 euros en la ejecución de las ansiadas obras de restauración.

Los trabajos incluyeron en aquel momento la limpieza de la costra vegetal y las juntas de las piedras, así como el levantamiento de los cantos rodados de la calzada para colocarlos de nuevo tras impermeabilizar la estructura. Mediante un tratamiento hidrófugo, se llevó cabo una limpieza de la estructura de piedra que en algunas zonas se había oscurecido como consecuencia de la aparición de humedades. Lo más polémico de aquella actuación fue que la limpieza de la piedra propició un sustancial cambio de imagen, pues su aspecto grisáceo, previo a los trabajos de restauración acometidos, acabó siendo sustituido por una tonalidad ocre amarillento.

Compartir el artículo

stats