DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

“Los vertidos del puerto de Llanes deben llevarse a Cogersa”, claman los ecologistas

El Ayuntamiento manifiesta su “confusión” por los diferentes resultados de los análisis: unos concluyen que los residuos son inertes y otros que son peligrosos

La cantera de Pimiango, ayer, sin actividad. | A. F.

La cantera de Pimiango, ayer, sin actividad. | A. F.

“Sean o no contaminantes los lodos del puerto de Llanes vertidos en la cantera de Pimiango se tienen que retirar. O legalizarlos para que queden allí”. La Coordinadora Ecoloxista d’Asturies (CEA) está dispuesta a llegar hasta las últimas consecuencias para remediar una ilegalidad que, además, podría contaminar el entorno si se confirma que los residuos son peligrosos. “Hemos confirmado que son ilegales pero no tenemos la confirmación de que sean peligrosos”, asegura el portavoz de la CEA, Fructuoso Pontigo. Los resultados de los análisis son contradictorios: Medio Rural asegura que son “peligrosos” y el Ayuntamiento de Ribadedeva que son “tierras inertes”.

Los primeros informes, que apuntaban a la presencia de contaminantes, obligarían a su almacenamiento en recintos específicos habilitados para ello. Para el grupo ecologista la mayor preocupación es la posibilidad de filtraciones desde la cantera de Pimiango hacia parajes próximos”, como fuentes, manantiales o abastecimientos de aguas de viviendas cercanas.

Pontigo tiene claro que los vertidos “no pueden estar ahí” y que “los tienen que quitar”. Asegura que la empresa concesionaria de la cantera es “reincidente” en este tipo de actuaciones “por no seguir explotándola pero tampoco restaurarla”. En el expediente sancionador de CHC se apunta a un vertido que hace daño al dominio público, pero no se concreta la naturaleza de los residuos. Los ecologistas piden la gestión de los lodos por una empresa autorizada para su tratamiento. “Es un asunto de dinero: es más barato llevar los residuos más cerca y verterlos en la cantera de Pimiango sin autorización del Ayuntamiento ni del Principado con la duda de la toxicidad, que nadie ha aclarado”. “Ese tipo de vertidos solamente pueden estar en Cogersa”, dice Pontigo, que cree que la empresa podría alegar que no tiene capacidad económica para el traslado “si la retirada de residuos supera económicamente el valor de la parcela en la que se encuentran”.

Desde el Ayuntamiento de Llanes comparten la confusión por la diferencia de resultados en los sucesivos análisis, y cierto desconocimiento sobre si finalmente son contaminantes o no. “Si no había metales pesados se podrían haber vertido directamente al mar. Nadie entiende de dónde proceden esos metales”, afirma Juan Carlos Armas, concejal de Medio Ambiente del Llanes.

Los responsables del Ayuntamiento de Ribadedeva, preocupados ante esta posibilidad, encargaron un informe municipal hace unos meses. Se analizaron los vertidos y el resultado de fue que se trata de “tierras inertes” y por lo tanto, sin contaminación. La investigación continúa en la Fiscalía, con la que las autoridades ribadevenses se mantienen en contacto para el envío de documentación, informes y expedientes, en un proceso de búsqueda de responsabilidades sobre cualquier posible irregularidad.

Al igual que ocurrió con el Ayuntamiento de Llanes, opuesto al vertido de los lodos si se trataba de sustancias contaminantes, el de Ribadedeva logró paralizar parte del vertido en la cantera de Pimiango, aunque “no tenemos competencia para gestionarlo”, asegura el alcalde, Jesús Bordás. El Consistorio ribadevense mostrará “colaboración absoluta” para aclarar este tema, que aseguran, es de “ámbito mercantil”.

Bordás se reunió el pasado mes de marzo con vecinos de Pimiango para trasladarles la posición del Ayuntamiento y comunicar el resultado de los análisis. Pero “algún vecino quedó intranquilo, a pesar de que se concluyó que eran tierras inertes”, asegura Bordás, que sigue atento a la resolución de este asunto porque “si se ha hecho algo mal es lógico que se sancione, y si hay evidencia de contaminantes queremos que se aclare y estudiar qué hacer”, asegura.

Compartir el artículo

stats