DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Víctor Sánchez e Iker Pou abren en la aguja “Alfonso Martínez” (Cabrales) una nueva vía bautizada como “Pilar del Texu”

Los escaladores acometieron la semana pasada el ascenso, de unos 250 metros y con un elevado grado de dificultad técnica

Pou (izquierda) y Sánchez, apuntando hacia la aguja “Alfonso Martínez”. A la izquierda, Pou, abriendo un largo del “Pilar del Texu”. |  Santiago de la Vega / Víctor Sánchez

Pou (izquierda) y Sánchez, apuntando hacia la aguja “Alfonso Martínez”. A la izquierda, Pou, abriendo un largo del “Pilar del Texu”. | Santiago de la Vega / Víctor Sánchez

Desde el año 2015, el guía de montaña Víctor Sánchez, de Benia de Onís, ha abierto en solitario alrededor de 18 vías de aventura en el concejo de Cabrales, en los desfiladeros del Cares y Duje, de entre 150 y 400 metros de longitud, todas ellas con el permiso e información previa al Parque Nacional de los Picos de Europa y gracias a la colaboración, según explica el propio Sánchez, de su guardería y en especial, de Francisco de Borja Palacios y Pedro Ángel Villoria, que han prestado toda la ayuda y datos necesarios para respetar principalmente los periodos de nidificación. Pero esta pasada semana, Sánchez ha contado con uno de los mejores escaladores del mundo, Iker Pou, para sacar adelante otro proyecto que tenía en mente desde hace tiempo.

En la imponente aguja “Alfonso Martínez”, en Poncebos (Cabrales) se sitúa una de las grandes vías de escalada de la Cordillera, abierta por Fernando Santamaría “Fito el mineru” y sus compañeros, la denominada “Vía de la amistad”. Esta aguja forma un impresionante filo desplomado de 220 metros, que, señala Sánchez, “sin lugar a dudas y desde abajo, parecía ser un reto de alta dificultad por su aspecto e inclinación”. Y, a lo largo de ese filo, Iker Pou y Víctor Sánchez, han abierto en tan solo una jornada y media, la vía “Pilar del Texu”, de unos 250 metros y dificultades de hasta grado 8a. El nombre con el que se ha bautizado esta nueva línea hace referencia a la garganta del Texu, que permite acceder al pueblo de Bulnes.

“La vía se abrió en libre desde abajo, con pocos seguros de expansivas teniendo en cuenta la dificultad y donde en todos los puntos que se han colgado de un gancho para descansar hemos colocado un seguro expansivo, algo importante desde el punto de vista ético de las aperturas en libre desde abajo, para jugar con la misma ventaja frente a los futuros repetidores”, señala Sánchez, que añade que “ha sido una experiencia inolvidable”. “No solo por poder ver a Iker en acción, sino por las risas y los buenos momentos vividos, donde independientemente de lo que escales, Iker te mira y trata como si tuvieras su mismo nivel y, siendo francos y justos, él juega en otra liga, muy lejana al resto de los mortales”, abunda.

Iker Pou, en un momento del ascenso

Antes de la apertura del “Pilar del Texu”, ambos estudiaron minuciosamente la pared, para no pisar la vía “Ruta de la amistad”, algo “muy importante para nosotros desde el punto de vista ético”. “En la parte superior van claramente separadas por un filo característico, donde nos vimos obligados a afrontar placas de gran dificultad técnica y aseguramiento, para trazar una línea separada y totalmente independiente a esa ruta”, señala Sánchez.

A lo largo de la semana pasada, además de la apertura de esta nueva vía, han repetido en libre y para Iker Pou ‘a vista’ la vía “Sincericidio”, de 180 metros y grado de dificultad 7c+, abierta por Víctor Sánchez en solitario. Iker Pou también repitió solo y ‘a vista’ otra de las vías abiertas por Sánchez, la denominada “Wabi Sabi”, de 160 metros y dificultad 7a+. En todas estas experiencias, ambos han estado acompañados por el fotógrafo Santiago de la Vega. “Realmente fuimos un equipo de tres siempre y además hizo unas fotos increíbles”, apunta Sánchez.

Pou (a la izquierda) y Sánchez, preparando el ascenso

Pou (a la izquierda) y Sánchez, preparando el ascenso

A los hermanos Pou se les considera unos de los grandes embajadores de los Picos de Europa, según cuenta Sánchez, ya que “han puesto a nuestro querido Urriellu o Naranjo de Bulnes en un sinfín de portadas de periódicos, televisiones y documentales en todo el mundo, una publicidad y difusión impagable para los que vivimos en la zona”. “Por ejemplo el año pasado, han hecho lo propio con la Peña Santa de Castilla, abriendo otra ruta de gran dificultad mundial junto al escalador y guía argentino residente en Asturias, Kico Cerdá”, explica.

Víctor Sánchez esperó a poder contar con su colaboración para afrontar la apertura de esta nueva vía porque “tengo claras mis posibilidades y no quería abrir algo que estuviese por encima de mi nivel para no estropearlo y poder dejarlo para aquellos escaladores que tengan más nivel o los que vengan por detrás”.

La bautizada como vía “Pilar del Texu” era una de las líneas que soñaba abrir y para ello ahora ha contado con la ayuda “de uno de los mejores escaladores del mundo, Iker Pou, que fruto de la situación derivada de la pandemia tenía en estos días algo de tiempo libre”. “Si hay alguien motivado y fanático en el mundo de la escalada ese es Iker”, refiere Sánchez. Su hermano Eneko Pou no pudo acompañarles en esta ocasión por motivos laborales.

En la aguja “Alfonso Martínez” Sánchez abrió recientemente la ruta “Destino”, con un grado de dificultad 7b + y 250 metros, junto a Roberto Serena y Fernando Suárez.

Compartir el artículo

stats