Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El polémico badén de La Isla

El PP de Colunga exige la paralización de las obras para regular la velocidad en la N-632: “No se ajustan a la norma”

El polémico badén de La Isla María Villoria

El portavoz del PP de Colunga, Justino Pérez Argüelles, ha solicitado al Ayuntamiento la paralización de las obras de los badenes y paso de cebra sobre la N-632 que une el parking de las afueras de La Isla con la localidad.

Aseguró que las obras realizadas “no se ajustan a la normativa” vigente: ni los badenes, ni la señalización, ni el paso de cebra, y que provocan una mala circulación del agua de lluvia, generando charcos. El edil popular indicó ayer que los coches rozan sus bajos a su paso por la excesiva altura del aglomerado colocado para la reducción de velocidad porque, según explicó, tienen “más altura que los diez centímetros que se permiten”.

Denuncia que puede provocarse un accidente y que, a pesar de haber advertido al Ayuntamiento y a los operarios, “se niegan a paralizar las obras y a modificar la altura del aglomerado. El viernes presenté en el registro la petición. Si los coches pegan es porque no está bien hecho”, indicó.

Insistió en que las pendientes de los badenes tienen que ser suaves, y que se puede ver cómo cada coche que pasa “roza bruscamente con ellos”. Las obras se realizaron tras llegar a un acuerdo con un particular para hacer el parking a la entrada de La Isla y así aliviar de tráfico en el centro de la localidad durante los meses de verano. Para acceder a pie, hay que cruzar la N-632 y se acordó limitar la velocidad de los vehículos y hacer un paso de cebra.

Por su parte, la alcaldesa, Sandra Cuesta, manifestó ayer que las obras “no han terminado” y que la altura de los badenes va en función de la velocidad. “Queremos que los vehículos en esa recta circulen a 30 kilómetros por hora y en función de eso se han puesto los badenes”, comentó.

Compartir el artículo

stats