Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ribadesella estudia soluciones para poder reabrir cuanto antes la carretera de Sardalla

El Ayuntamiento, que cerró la vía por un enorme argayo el sábado, prevé una actuación costosa y valora pedir ayuda a la Administración autonómica

El gran argayo que afectó a la carretera de Sardalla (Ribadesella).

El gran argayo que afectó a la carretera de Sardalla (Ribadesella).

Los técnicos del Ayuntamiento de Ribadesella y el equipo de Gobierno trabajan para tratar de abrir al tráfico “cuanto antes” el tramo de la carretera RS-2 (La Piconera - Sardalla). Por el momento seguirá cortado “por seguridad” en las cercanías del núcleo de Sardalla pues el desprendimiento, que comenzó el pasado sábado, no cesa. El Consistorio mantiene cerrada la vía desde entonces.

Las fuertes lluvias del viernes y el hecho de que hayan seguido las precipitaciones todos los días de esta semana ha impedido, hasta el momento, el restablecimiento de la circulación en ese punto. El Ayuntamiento estima que reabrir supondría un riesgo puesto que el terreno ha seguido argayando tras la limpieza inicial de la zona. Se sacó material que dio para cargar hasta 30 camiones con lo retirado de la vía. Aún así, todavía el miércoles se registraban nuevos restos del desprendimiento de la ladera.

La tierra bloqueó completamente la carretera, puesto que gran parte del terreno de la pendiente, pegada a a la carretera se vino abajo. Según explicó el concejal Obras, Jose Luis Díaz, la ladera sigue actualmente deslizándose hacia la vía. El Ayuntamiento está tratando ahora de valorar la solución técnica que mejor se ajuste al problema.

Ni el trazado ni el firme han sufrido desperfecto alguno, pero una vez despejado el asfalto, la tierra ha seguido cayendo en varias ocasiones y se entiende que los riesgos de seguridad son importantes y no es posible abrir al tránsito de vehículos. Todo punta a que habrá que hacer una obra importante y de un montante económico elevado. “Estamos valorando ahora la solución técnica y su valor económico, puesto que la actuación será costosa”, indicó Díaz.

Una vez que cuenten con estos datos, el municipio valorará si recurrir a la Administración autonómica para poder acometer la actuación en solitario o de forma colaborativa.

Díaz lamentó que el acceso a Sardalla tenga que estar cortado en plena temporada estival, ya que que es la vía que llega a sitios tan visitados como La Cuevona y supone un trastorno importante para los alojamientos y vecinos de esa parte del concejo. “Espero que se solucione lo antes posible, en esta época es una carretera muy transitada”, indicó, conocedor de los inconvenientes que ocasiona la situación.

Según explicó el edil riosellano, la incesante caída de tierra ha dejado además en la calzada una capa resbaladiza, que, de abrirse la vía, supondría un peligro añadido para los vehículos. Por el momento, seguirá cerrada al tráfico.

Compartir el artículo

stats