Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El emigrante, perpetuo en Ribadedeva

Colombres estrena una escultura de Ramón Alzola en los jardines del Archivo de Indianos en homenaje a los que partieron a hacer fortuna

Por la izquierda, Ramón Alzola y Francisco Rodríguez, comentando la obra ayer en Ribadedeva. | Sara Arias

Por la izquierda, Ramón Alzola y Francisco Rodríguez, comentando la obra ayer en Ribadedeva. | Sara Arias

Un homenaje a todos los emigrantes, a los que nunca volvieron a la tierra que les vio nacer y también para aquellos que sí regresaron, con buenos caudales o sin ellos dentro de sus valijas y equipajes. Para todos ellos es la escultura, obra de Ramón Alzola, que fue inaugurada ayer en la entrada de los jardines del Archivo de Indianos de Colombres, en Ribadedeva. Un recuerdo que es “un símbolo de la Historia de España y de la de Asturias en particular”, dijo el presidente de la Fundación Archivo de Indianos, el empresario Francisco Rodríguez.

A la izquierda, un puesto en el mercado de antigüedades. A la derecha, ambiente en Colombres. | Sara Arias

La obra artística está hecha en bronce y muestra a un hombre, ni muy joven ni muy mayor, “con las manos fuertes de haber trabajado”, describió el autor. En una mano, la maleta “con una muda” y con la otra un gesto de despedida. Y es que la idea es representar a todos los que cruzaron el charco rumbo a América: “Comprende a todo el arco migratorio en su conjunto, un único rostro que representa muchas almas”, destacó el alcalde, Jesús Bordás, quien aseguró, además, que la calidad técnica de Alzola y su saber hacer “están fuera de toda duda”. Y al escultor le agradeció no haber cobrado nada por el trabajo artístico más allá de la fundición.

Un grupo de vecinos vestidos con indumentarias indianas. | Sara Arias

Además, Bordás destacó que la escultura representa “la parte más traumática y la parte más emotiva, la despedida, preocupados ante su futuro incierto”. Por ello, opinó que la intensidad y frío del material elegido, el bronce, dan emoción a la estatua, con rostro “resignado”.

El emigrante, perpetuo en Ribadedeva

La obra, cubierta con banderas de países latinoamericanos y la de Asturias, fue descubierta por Alzola y Rodríguez en la entrada de los jardines del Archivo Histórico, donde no faltaron personas vestidas al estilo de los indianos que disfrutaron del mercado de antigüedades en la plaza Manuel Ibáñez y Posada, a falta de la tradicional Feria de Indianos que no se ha podido celebrar por el covid-19.

“Siento una especial emoción con motivo de esta maravilla”, afirmó Rodríguez, encantado con el resultado final del trabajo porque rinde tributo a todos los emigrantes asturianos y casi todas las familias en la región “tienen su familiar que ha cruzado el charco”.

También recordó cómo los emigrantes, como por ejemplo su padre, que se fue a Argentina a principios del siglo XX, siempre llevaron a Asturias en sus corazones y estuvieron convencidos de su vuelta. De un añorado regreso que no se produjo en todos los casos pero que sí ha conectado de una u otra forma a los emigrantes con Asturias, en muchos casos, a través de sus descendientes. Un fenómeno de vuelta a la tierra que “se produce a lo largo de todo el tiempo”. En su opinión, la escultura es “el mejor recuerdo y respeto que podemos ofrecer a los nuestros que se marcharon”.

Por su parte, Alzola agradeció a los vecinos de Ribadedeva que le hayan permitido instalar una obra suya en Colombres, aunque señaló que los elogios recibidos por el resultado final de la escultura son “inmerecidos”. El artista comentó que ha disfrutado mucho del proceso de creación con la meta de no idealizar el trabajo: “Salió mejor de lo que yo pensaba pero peor de lo que esperaba”, ironizó.

Y la escultura dedicada al emigrante fue del gusto del público presente, que valoró positivamente la creación de Alzola, junto a la que se fotografiaron muchos. Además el mercado de antigüedades animó el ambiente en Colombres, donde hoy será la inauguración de la plaza de Las Culturas, en la que se descubrirá un dibujo de Alfonso Zapico en alusión a la Feria de Indianos, con la presencia del dibujante.

Ribadedeva rinde así tributo a la emigración, totalmente vinculada a su historia local y las familias del concejo. Y desde ahora, la escultura de Ramón Alzola será su símbolo impertérrito, el recuerdo de todos los emigrantes que partieron a América en busca de un futuro mejor.

Compartir el artículo

stats