Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Consternación en el Oriente por el fallecimiento de Toni Bulnes, gerente del Mesón El Puente Romano, de Cangas de Onís

Su funeral tendrá lugar el sábado, en la iglesia parroquial de Santa María, en la ciudad canguesa

Toni Bulnes, atendiendo una mesa en el mesón El Puente Romano.

Toni Bulnes, atendiendo una mesa en el mesón El Puente Romano.

Luchó hasta el final, pero acabó perdiendo la batalla. Una enfermedad terminal acabó con su vida. Toni Bulnes, gerente del Mesón El Puente Romano, a la vera del Sella, en Cangas de Onís, falleció esta tarde, en el Hospital Central Universitario de Asturias (HUCA), en Oviedo, donde llevaba ingresado desde hace escasas fechas. Un mazazo no sólo para su familia, sino también para muchos convecinos pues siempre fue una persona afable, querida y muy involucrada en la vida social. Su funeral tendrá lugar el sábado, 31 de julio, en la iglesia parroquial de Santa María, en la vieja capital del Reino de Asturias. 

Antonio José Díaz Bulnes, “Toni Bulnes”, era natural de Coviella, a tiro de piedra de la villa de Arriondas (Parres), era el mayor de seis hermanos –cuatro varones y dos mujeres-. Allá por 1990 se asentó como agente de seguros tras abrir su primera oficina en la urbe canguesa. Esa profesión, junto a su don de gentes y su afán colaborador, le llevó a ser cofundador de la Asociación de Vecinos de Coviella (AVECO); la Asociación Cultural y Deportiva “Vázquez de Mella” –bolos, futbito, ajedrez,-; y el Club Petanca Oriente del Principado, éste último presidido por Carlos Miguélez. 

Desde siempre sintió pasión por el voleibol, de cuando era juvenil, con Javier López Guijarro como profesor y técnico en el equipo del Instituto Rey Pelayo, o bien en el CV Arriondas, con Pepe San Miguel de entrenador, ya como senior. Una afición que, con el paso del tiempo, acabó rescatando, pues pertenecía al conjunto de veteranos del CV Cangas de Onís, participando la Liga Intercentros, categoría mixtos, junto con su mujer María Otero Pérez y su hija Inma. Además, tiene otro hijo, Toni. 

Empedernido futbolero, miembro de la Peña Iván de Arriondas y de la Peña Don Pelayo, ésta de Cangas, ambas del FC Barcelona; así como de la canguesa Peña Berna Pendás, del Sporting de Gijon, también era asiduo a los partidos del Cánicas AC, en el Nuevo Santa Cruz, y del Arenas del Sella, en el campo municipal de Arriondas. Además, llegó a probar en la política local, en las filas de URAS –número 2, por detrás de Ramón Hevia Castaño-, en las elecciones municipales de 2003. Aún más: era un puntal en el Antroxu de Cangas de Onís, con la habitual peña de amigos y amigas, llenando de colorido y espectáculo tan señalada cita.  

Compartir el artículo

stats