El bando llanisco de San Roque lanzó ayer la tradicional salva de dieciséis voladores y celebró la primera de las misas en honor al santo peregrino. También se decoraron las calles del centro de la villa con los pendones del bando, aunque este año, una vez más, no se llevarán a cabo las actividades habituales. El día 16, festividad de San Roque, se celebrarán tres misas en la basílica de Santa María. Como novedad, el presidente del bando, Javier Abello, ha anunciado que, cuando la situación lo permita, se celebrará una “procesión extraordinaria” para poder sacar al santo del templo.