Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

“Hay que ordenar la actividad para tener un Sella sostenible”, dicen los alcaldes

Los regidores de Cangas de Onís y Parres piden un debate tranquilo entre administraciones y empresas para evitar la acumulación de basura en el río

Turistas haciendo parada en la zona de Toraño (Cangas de Onís), antes de retomar el descenso. | M. V.

Hay que buscar la “sostenibilidad” de la actividad que se desarrolla en el Sella. Es la reflexión en la que coinciden los alcaldes de Cangas de Onís y de Parres, José Manuel González Castro y Emilio García Longo respectivamente, tras hacerse públicas las imágenes de un vídeo viral en el que se muestra la gran cantidad de basura acumulada en la orilla del río Sella, justo en el tramo que se recorre en canoas turísticas. Este año, a falta de conocer los datos de final de temporada, el descenso que ofertan varias empresas está batiendo récords de afluencia.

Los alcaldes no responsabilizan a las empresas, pero sí apuntan a que todas las partes implicadas hablen sobre la necesaria ordenación de las actividades en la zona. Una ordenación que pasaría, a juicio de los responsables municipales, porque “todas las administraciones se sienten a hablar, también las empresas de turismo activo, y decidir qué solución puede darse para que el Sella sea sostenible”.

“Al finalizar la temporada creo que sería un buen momento para que todas las partes nos sentásemos a hablar y valorásemos como podemos canalizar todo esto”, comentó García Longo, que abogó por defender la “economía local y también el ecosistema”.

González Castro se manifestó en la misma línea. “Tenemos que definir qué queremos para el Sella, para que sea sostenible y ahí tienen mucho que decir la administraciones competentes, la central y regional y las propias empresas”. Ambos coincidieron también en que los municipios no tienen muchas de las competencias que afectan al desarrollo de la actividad por lo que consideran importante la implicación del resto de instituciones que sí cuentan con ellas.

Los responsables de varias empresas del sector defendieron ayer que son los primeros interesados en cuidar el río y su limpieza. De hecho, avanzaron que el próximo martes se celebrará, “como todos los años”, la recogida de residuos en trayecto del descenso del Sella. Una limpieza que hacen en el inicio de la temporada y a finales del mes de agosto. En la actuación participan todas y las cantidades de residuos que extraen son llamativas. Todo apunta a que este año será de mayor magnitud.

Sí reconocen que este verano el incremento del turismo es notable y puede que la presencia de basura se haya incrementado a pesar de que determinados puntos las empresas y los chiringuitos aseguran recoger los residuos cada día.

“Recogemos incluso residuos que no son del chiringuito”, comenta un trabajador del establecimiento de Toraño, quien recordó que los contenedores que tienen son propios y se recogen por el servicio municipal dos veces por semana.

Este año el Ayuntamiento de Cangas de Onís, en coordinación con los de Ribadesella y Parres, prohibió la venta de alcohol en estos puntos que se distribuyen a lo largo del trayecto. “Nosotros no podemos vender alcohol y todos los días recogemos botellas de bebidas que trae la gente”.

El hecho es que aparecen chanclas, mascarillas, botellas y todo tipo de objetos, como se observaba en el vídeo que ha hecho sonar las alarmas. Los empresarios defendieron que todos los usuarios llevan un bidón con una pegatina que les invita a depositar allí los residuos y que los puntos de recogida de basura a veces cuesta que se vacíen. Pero no sólo se trata de basura en las orillas.

García Longo recordó que es un problema en el que no tienen competencias los Ayuntamientos “ni damos licencia para la actividad, ni regulamos el río, ni el medioambiente, por eso debemos sentarnos y hacer un debate tranquilo”, indicó García Longo, quien quiere analizar la situación con datos objetivos tras el verano.

Compartir el artículo

stats