Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Magdalena se retrata desde un Santana

Un fotógrafo recorre el Oriente a bordo de un Land Rover de 1976 para un trabajo sobre la devoción en el Camino de Santiago

Ignacio Amor, fotografiando la capilla de La Magdalena en Tezangos. En el círculo, con su Land Rover.

Subido a su Land Rover Santana de 1976, Ignacio Amor Aramendia ha recorrido la comarca del oriente de Asturias en las últimas semanas. Su objetivo fotográfico buscaba imágenes de lugares donde se profesó o se sigue profesando devoción a Santa María Magdalena en el Camino de Santiago. La finalidad de la ruta, completar un estudio sobre esta temática en toda la región en el que ha trabajado concienzudamente Alberto Ruiz de la Serna, autor de varios libros sobre la cuestión.

La Magdalena se retrata desde un Santana

Ruiz de la Serna ya ha publicado con anterioridad libros sobre el culto a María Magdalena en los diferentes Caminos en el País Vasco, Navarra, La Rioja, Castilla y León o Cantabria. Queda por publicar el trabajo sobre Galicia, que está terminado, y ahora el relativo a Asturias. “Alberto Ruiz de la Serna tenía ya toda la información sobre Asturias y faltaban las fotos, por eso he venido yo”, comentó Amor.

Cuando iban a publicar el trabajo sobre Galicia su editor falleció, según explica el fotógrafo, y ahora busca uno que se haga cargo del proyecto de Asturias y del de Galicia. El autor trabajó muchos años recopilando información sobre la devoción a la Santa. “ Ha trabajado muchos años recopilando información sobre María Magdalena a lo largo y ancho de los caminos que llegan a Santiago y que no tienen por qué ser los que se utilizan hoy en día”, explica Ignacio Amor.

En Llanes, Amor fotografió el templo de La Magdalena, contactando previamente con el presidente del Bando, Rafael Romero, que le acompañó en el trabajo. A otros muchos sitios se ha desplazado solo, incluso teniendo que dormir en su preciado Land Rover de 1976, al no encontrar alojamiento en pleno mes de agosto en la zona.

Pero no solo estuvo en Llanes, pasó también por lugares como Cárabes (Peñamellera Alta), Arenas, Berodia y Poo (Cabrales); Parres, Rales o Villanueva de Pría (Llanes )y Tezangos (Ribadesella), entre otros muchos puntos de los concejos de Cangas de Onís, Parres o Piloña.

Fue en Tezangos donde realizó fotos a la capilla de María Magdalena. En otros muchos lugares ya no quedaba ni rastro de la edificación que buscaba.

Amor es fotógrafo, aunque no se dedica profesionalmente a ello puesto que tiene otro trabajo. Su objetivo sería convencer al autor para que en un futuro se hiciera un único libro que incluyese todos los que se han ido haciendo por comunidades autónomas sobre la temática que los vincula.

Tras pasar por el oriente, el recorrido continuó después con el mismo objetivo por otros puntos del occidente. Tiene, además, otros proyectos, puesto que prepara ya su vehículo para futuras iniciativas de aventura que rondan la mente de de este fotógrafo natural de Madrid que se pierde ahora en tierras asturianas.

Compartir el artículo

stats