Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

De boda en un espectacular Buick Roadmaster (1947): la sensación desde Gamonéu a Cangas de Onís

Trasladó a la canguesa Vanessa Suero, quien contrajo matrimonio hace unos días con Adrián Caso, este de Amieva, en la iglesia parroquial de Santa María de Cangas de Onís

Arremolinados ante el magnífico coche de novios, en Cangas de Onís.

Dicen que cada vez hay menos bodas en esta comarca del Oriente del Principado de Asturias, pero cuando se presenta alguna, lo cierto es que la expectación es máxima y sobremanera cuando la fecha elegida es la de un sábado de agosto, como ocurrió el 21, en la iglesia parroquial de Santa María, en la ciudad canguesa. Además, como no podía ser de otra manera, lució el sol -tras muchas jornadas de nubes- para satisfacción de contrayentes, familiares e invitados. 

La novia con su padrino, a la entrada de la iglesia. J. M. Carbajal

Rondaban las 13.00 horas cuando decenas de turistas se acercaron a los jardines exteriores del templo cangués atraídos por los sones desplegados por la Banda de Gaitas “Conceyu Siero”, quienes aguardaban a la llegada de los novios. Él, Adrián Caso Barredo, vecino del núcleo rural de Amieva, fue puntual; aunque, tal marca la tradición, la novia, Vanessa Suero Crespo, se hizo esperar y arribó con unos minutos de retraso. 

Si bien la novia se llevó todos los elogios, lo que también despertó la atención de los muchos curiosos congregados vino a ser el automóvil Buick Roadmaster, un vehículo del año 1947, de color negro, de 5,4 metros de largo, norteamericano, que se había desplazado al núcleo rural de Gamonéu de Cangas, pueblo de la novia, para trasladarla, junto a su padre y padrino del enlace nupcial, Félix Suero Alonso -funcionario jubilado del Ayuntamiento-, a la iglesia parroquial. 

Novia y padrino, de cuerpo entero. J. M. Carbajal

Los móviles de los visitantes no pararon de registrar ese momento, marcado por lo que es una boda tradicional en Asturias, en tiempos de pospandemia, en la que faltaron tampoco los ruidosos petardos en los momentos previos al enlace. Sin duda, otro atractivo más para decenas de turistas que en ese preciso instante merodeaban por el centro urbano de la vieja capital del Reino en este atípico verano del 2021. 

  

Compartir el artículo

stats