Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El “Me maten” a la asturiana que ha alucinado a C. Tangana y Antonio Carmona: "Qué arte más grande"

La versión del icónico videoclip grabado por un grupo de amigos de Ribadesella se vuelve viral y llega a los teléfonos de los artistas

La versión asturiana de "Me maten" que ha alucinado a C. Tangana y Antonio Carmona

“Escuchad ‘Me maten’, la canción de C. Tangana y Antonio Carmona (‘Ketama’), porque este verano tenemos que cantarla todos juntos”. Lo que comenzó siendo una propuesta hecha por el ovetense Regino López Olivares desde su casa en Miami (Estados Unidos) a sus amigos de toda la vida ha acabado convirtiéndose en todo un “hit” grabado bajo un hórreo de Ribadesella. Por el camino, un par de horas de grabación, unas botellas de sidra, empanada, tortillas y muchas risas e improvisación. El resultado, además de genial, ha resultado un bombazo. De tal dimensión que su onda expansiva ha llegado hasta C. Tangana y Carmona, que se han quedado alucinados con la interpretación de los asturianos: “Qué arte más grande”.

Para explicar el éxito de la interpretación de “Los linariegos” –como se han autodenominado en honor a La linariega, la finca donde fue grabado el vídeo– primero hay que entender el contexto. Por un lado, ellos: un grupo de amigos que se conocen desde hace más de 50 años. Todos los veranos se reúnen en Ribadesella llegados de Miami, Valencia, Madrid, Oviedo y Gijón. “Somos unos comediantes y unos disfrutones”, define David Iglesias, el único de la pandilla que reside en la localidad del oriente, y que en su versión de “Me maten” interpreta a Antonio Carmona.

Por otro, la canción y el videoclip. “Me maten” es un tema a pachas entre el famosísimo, ya estrella mundial, C. Tangana y Antonio Carmona, cantante de “Ketama”. Fue estrenada el pasado abril en un video grabado para la serie “Tiny Desk Concert” de la radio pública estadounidense NPR. El clip fue todo un éxito mundial, tanto por la letra, una oda a la amistad, como por la estética, que se asemeja a algo así como una sobremesa flamenca: los intérpretes, en el centro de una mesa en la que aún reposan pastas, fruta y restos de comida, una botella de anís y copas de vino, cantan acompañados por dos guitarras y un teclado. Detrás, un grupo de mujeres tocan las palmas y hacen coros. En total, 15 personas en esta escena que podría darse en una casa cualquiera del sur de España y que deja una composición que recuerda a “La última cena” de Da Vinci. En el elenco se esconden figuras como Kiko Veneno, Juan Carmona y “La húngara”.

Y eso es lo que han replicado “Los linarenses”. Eso sí, cambiando el anís y el vino por sidra, la fruta y las galletas por empanada y tortillas, y la mesa de un salón cualquier por un tablero bajo un hórreo. “Empezamos a grabar sobre las ocho de la tarde y a las diez ya lo teníamos”, explica Iglesias, sobre un rodaje que, además del gran resultado final también ha dejado un buen puñado de tomas falsas.

“Primero escuchamos la canción un par de veces y luego nos pusimos a grabar. Como no nos sabíamos la letra, la imprimimos. Los que estábamos en primera fila, la apoyamos en la mesa, y para que las chicas, que estaban de pie, pudiesen verla, nos la pegamos en la espalda”, recuerda entre risas Iglesias, el Antonio Carmona del grupo, que contó también con la ayuda de familiares para el rodaje: “El hijo de uno de los participantes nos consiguió la base de la canción sin voces, el hijo de otro toca la guitarra eléctrica fuera de plano y nos va dando las entradas, y la novia de mi hijo es quien graba y también nos dio indicaciones de interpretación”.

El “Me maten” a la asturiana ha corrido como la pólvora por grupos de Whatsapp. Tanto, que ha llegado hasta los móviles de C. Tangana y Antonio Carmona, a los que les encantó la versión de “Los linariegos”. “Increíble documento llevado hasta el final. Jajajaj”, tecleó el rapero tras ver la versión astur. “Me meo. Dales un abrazo a todos. Qué arte más grande, me he reído mucho. Un besito”, dijo el vocalista de “Ketama”, entre sonoras carcajadas, a través de un audio de Whatsapp.

El éxito y las formas de este grupo de amigos ha sorprendido a todos menos a los que ya les conocían. “Saben que somos así y que siempre estamos con estas cosas”, cuenta Iglesias, mientras “Los linariegos” ya piensan en un nueva espectáculo para el próximo verano: “Seguro que algo haremos”.

Compartir el artículo

stats