Más de 1.200 cabezas de ganado se concentraron ayer en la feria de Santa Teresa en Infiesto (Piloña), en una de las citas ganaderas con más relevancia de la comarca y con la que se retomó la normalidad en este tipo de eventos y con gran éxito de participación y público.

En principio, se había concebido solo para profesionales, pero el levantamiento de varias restricciones sanitarias en los últimos días hizo que pudiera llenarse de ganaderos y visitantes.

La feria, que se convierte así en la primera entre las relevantes de la comarca que se desarrolla sin restricciones, estrenaba además ubicación en el recinto de la piscifactoría, cambio con el que los ganaderos se mostraron muy satisfechos, por la comodidad y amplitud del nuevo espacio de la feria. “Está muy bien el sitio y muy bien organizado”, comentó Toño García, ganadero de Mestas de Con (Cangas de Onís).

Se movieron las ventas, aunque todos coincidieron en que los precios fueron “muy bajos”, unos 300 euros por debajo de lo esperado en cada transacción. Las asturianas de la Montaña paridas rondaron los mil euros, llegando a los mil doscientos en la de raza de los Valles.

El alcalde del concejo, Iván Allende, se mostró satisfecho con el desarrollo de los eventos ganaderos de estos días. “Tanto el concurso como la feria está dando buen resultado, la gente está contenta con este recinto y junto el mercado da movimiento a Infiesto.”, comentó el regidor piloñés.

El ganadero Juan Carlos Arenas expuso en la feria unas 200 reses de las razas Asturiana de los Valles, Limusina, Casina y Cruzada.

El ganadero Guillermo Gómez.

El ganadero Guillermo Gómez.

El 95 por ciento de lo que vendió se lo compraron tratantes de fuera de Asturias, aunque los precios no convencieron a nadie. “Esto es una ruina, los precios bajos y entre el lobo y la subida del pienso...”, lamentaba Arenas.

La inclusión del lobo en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial (Lespre), tiene preocupado al sector. “El tema del lobo es serio y se nos va de las manos. Hay ganaderos que les mató este verano 12 terneros. Tienen que tomar medidas como siempre se hizo”, añadió Arenas.

En Infiesto se registró presencia de tratantes fundamentalmente de Galicia y Cantabria, además de los procedentes de otros puntos de Asturias. Algunos de ellos reconocían que los precios estaban “ a la baja”, como Luis Mariano Gutiérrez, tratante de Reinosa, que compró 32 reses de Asturiana de la Montaña.

Armando Gutiérrez , presidente de la Asociación de Ganaderos y Agricultores de Piloña, aseguró que los precios están a niveles de hace varias décadas, con un aumento considerable de los gastos. También partió una lanza en favor del consumo de carne de las razas asturianas.

Éxito de participación pero precios bajos en la feria de Santa Teresa

“Antes bajabas a la feria y estaba todo vendido. Los precios están bajos. Adaptarse a los tiempos sí, pero que nos machaquen no. Hay que consumir carne de aquí, que es la mejor del mundo”, dijo. A media mañana algunos no habían vendido nada. “Ambiente hay mucho, pero no me preguntaron ni por ellos”, comentó el ganadero Guillermo Gómez, de Posada de Llanes, que acudió con diez xatos.

La feria tuvo presencia también de caballos y fue un éxito de convocatoria.