Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los “Paisanos del año” en Parres son de Montealea

José Luis Corteguera y Balbina Martínez, matrimonio que lleva 64 años de vida en común, serán homenajeados el día 14

Balbina Martínez y José Luis Corteguera, ayer, en Montealea. | María Villoria

El buen humor y una gran vitalidad caracterizan a José Luis Corteguera Calvo y Balbina Martínez Martínez. Tal vez todo ello sea parte del secreto para estar tan bien a sus 87 y 85 años, respectivamente. La tranquila vida de este matrimonio en Montealea (Parres) se ha visto ligeramente “alterada” por el reconocimiento que el Ayuntamiento parragués les ha brindado nombrándoles “Paisanos del año” del concejo. Un premio que se otorga en cada edición del certamen de la Castaña y que culmina con el homenaje que, en esta ocasión, se dará al matrimonio el día grande de la celebración.

El alcalde de Parres, Emilio García Longo, reconocía esta misma semana que esta designación es la parte “más emotiva” del programa de actos de la Castaña. “Con este premio se pretende reivindicar la labor y aportación de los hombres y mujeres al concejo en el mantenimiento y cuidado de nuestro entorno”, señaló el regidor.

Balbina y José Luis recibirán el homenaje público el próximo 14 de noviembre, durante la que será celebración de la trigésimo edición del tradicional y popular certamen. Llevan nada menos que 64 años casados y toda la vida viviendo en esta localidad parraguesa, rodeada de verdes paisajes y tranquilidad. Ambos se han dedicado al campo y a la ganadería y aún hoy se entretienen con la huerta que mantienen para su consumo, unas gallinas y un par de vacas de pasto con terneros.

“Tuve vacas y alguna yegua. Nos dedicamos toda la vida al ganado y al campo”, dice José Luis. Cuando se les pregunta qué hacen para estar tan bien Balbina tiene clara la respuesta: “Tenemos humor”. Además madrugan y se cuidan en la alimentación. Los productos naturales de su huerta están muy presentes en su mesa. Tienen tres hijas: María del Carmen, Belén y María José. Completan la familia cuatro nietas y un nieto, de los que se sienten muy orgullosos.

El matrimonio recuerda cuando Montealea estaba lleno de vecinos, nada que ver con el estado actual del pueblo. “Antes había mucha gente, ahora nada. Pero creo que se va a necesitar volver a trabajar en los pueblos”, valora José Luis.

Pasaron el confinamiento en su casa y reconocen haber llevado bien el encierro. Y aunque se sienten un poco abrumados por el homenaje, están contentos de recibirlo.

Compartir el artículo

stats