Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El gamonéu ecológico sí maduró en El Coz

Fran Wagner y Beatriz Rodríguez, de La Casa Vieya, sacan adelante su proyecto tras emprenderlo hace tres años y pese al incendio que sufrió la quesería en 2020

Fran Wagner y Beatriz Rodríguez, con dos piezas del Gamonéu ecológico, en Parda (Cangas de Onís). | María Villoria

En un paraje desconocido para muchos en Parda (Cangas de Onís), donde las casas están salpicadas en un espectacular paisaje de praderías y monte, se encuentra el punto conocido como El Coz. Allí una familia produce desde hace unos meses el primer gamonéu ecológico en la variedad del valle. El camino para llegar a este momento no ha sido nada fácil para el riosellano Fran Wagner y la avilesina Beatriz Rodríguez, que se plantearon impulsar la producción de queso hace tres años, tras realizar el curso de pastores. Pero tras conseguir la certificación e inscribirse en la Denominación de Origen Protegida Gamonéu debutaron con su producto en el certamen de queso de Cangas de Onís, en el mes de octubre, y repitieron el pasado fin de semana en el certamen de Onís con gran éxito.

Su historia es la de dos emprendedores que han trabajado duro por cumplir un sueño. Para arreglar parte de la llamada “La Casa Vieya”, que acoge la instalación y da nombre a su producto, impulsaron una campaña de crowdfunding en 2019 con la que consiguieron más de 8.000 euros. Cuando parecía que todo se encaminaba, el año pasado se les quemó completamente la quesería. Pese a todo, no tiraron la toalla. Siguieron adelante. Mucha gente amiga y conocida les ayudó de nuevo con sus aportaciones y reconstruyeron su proyecto.

El matrimonio, que vive junto a sus dos hijas, Deva y Ainara, llevaba más de una década en la producción de carne ecológica de la raza Asturiana de la Montaña, por lo que el paso a la certificación de la leche no les resultó complicado. La idea era diferenciarse y realizar una actividad compatible con lo que ya hacían. Además de ser ecológico, el queso de Beatriz y Fran lleva tres leches: vaca, cabra y oveja.

El manejo de los animales que pastan todo el día al aire libre y la ausencia de elementos como abonos, herbicidas o pesticidas les han hecho recibir la certificación del Consejo de la Producción Agraria Ecológica (Copae) el pasado marzo. “Para nosotros producir en ecológico es una cuestión de convicción. Ya teníamos todo para la carne y fue fácil extenderlo a la producción del queso”, comenta ella.

Son cuatro los queseros que quedan produciendo gamonéu del puerto en el Parque Nacional y se teme cada vez más por la desaparición de esta variedad por la falta de relevo. Sin embargo, los propietarios de La Casa Vieya están “deseando” poder disponer de una cabaña apta para la elaboración en el espacio protegido y mantener la producción ancestral del queso que dio origen a la producción del Valle, donde en la actualidad hay 16 queserías. De hecho era su primera opción, pero aseguran que no les está resultando fácil conseguirlo, tras varias gestiones infructuosas con el Ayuntamiento cangués.

Su producción no es muy grande. “Producimos adaptados al medio que tenemos, respetando el ciclo de los animales. Apostamos por la calidad haciendo unos 8 kilos de queso cada dos días más o menos”, comenta él.

Empezaron a etiquetar en abril y poco a poco van devolviendo las ayudas que les brindó mucha gente “con quesos y visitas guiadas a la quesería”. Las visitas son otro de sus proyectos de futuro, aprovechando que Beatriz habla tres idiomas. Eso sí, llegar a El Coz por la pista que da acceso a la quesería y a la vivienda no es fácil y el mal tiempo complica el estado del camino para el que esperan un arreglo.

“Estamos teniendo muy buena acogida, vemos que la gente conoce nuestra trayectoria cuando vamos a los certámenes”, dice Beatriz Rodríguez tras este largo camino. Con esfuerzo y la superación de muchos obstáculos, La Casa Vieya es ya, demuestran ambos, una apuesta de presente y de futuro que ha logrado su primer hito, ser quesería pionera en la producción ecológica de gamonéu.

Los datos

El proyecto. Fran Wagner y Beatriz Rodríguez producen queso de gamonéu ecológico, convirtiendo su quesería en pionera de la elaboración de este tipo. Lleva tres leches y la ausencia en el proceso de cualquier tipo de abono, pesticida o herbicida les ha hecho merecedores de la certificación del Copae

El producto. La quesería elabora aún en cantidades moderadas, ocho kilos cada dos días aproximadamente. Se trata, explican, de “adaptarse al medio y respetar el ciclo de los animales”.

La historia. Esta pareja se planteó impulsar la iniciativa hace tres años, tras hacer el curso de pastores. Sacaron adelante su sueño gracias a una campaña de crowfunding en 2019, pero el año pasado la quesería se quemó. No tiraron la toalla y tras reconstruirlo todo, debutaron con su producto en el certamen de Cangas de Onís.

Compartir el artículo

stats