Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El debate entre tren de cremallera o teleférico a Los Lagos recobra actualidad en Cangas de Onís

Algunos cangueses apuestan por ese tipo de infraestructuras como atractivo turístico y alternativa al actual Plan de Transporte en buses-lanzadera

La barrera de los Lagos provoca retenciones en Covadonga | J. M. C.

Desde hace algún tiempo, el Partido Popular de Asturias, apoyado por el PP de Cangas de Onís –goza de amplia mayoría absoluta en el Ayuntamiento, presidido por José Manuel González Castro-, viene apostando por el proyecto del tren de cremallera a los Lagos de Covadonga, una línea de 9,8 kilómetros de trazado, cuyo itinerario se prevé que discurra en dos terceras partes fuera de los límites de la vertiente canguesa del parque nacional de los Picos de Europa. Contaría con una vía de 80 centímetros de ancho y su velocidad media oscilaría alrededor de los 25 kilómetros/hora, con posibilidad de aumentarla hasta los 45 km/h. Y un flujo de unos 900 usuarios por hora. 

El punto de partida de la citada infraestructura se localizaría, en un principio, en la zona de Llerices-Muñigu, lugar en el que se ubica uno de los macro-parking disuasorios vinculado al actual y controvertido Plan de Transporte a Los Lagos –movió este pasado ejercicio 2021, marcado por la incertidumbre de la pandemia de la Covid, cerca de 250.000 usuarios-, y la terminal quedaría localizada en el área de Buferrera. A tenor de los estudios realizados por los populares el proyecto propiciaría la construcción de algún que otro túnel en algunos puntos del itinerario y se buscaría minimizar el efecto de la infraestructura sobre el paisaje en el tramo final, similar a lo acontecido en su momento con el funicular de Bulnes (Cabrales). 

La idea del tren de cremallera a los Lagos comenzó a fraguarse allá por el año 1998, siendo Juan José Tielve consejero de Infraestructuras en el Ejecutivo regional, presidido por Sergio Marqués (URAS) y, de aquella, se estimaba la inversión en 14 millones de euros. “La oportunidad fue en el Gobierno de Marqués, primero era el funicular y después el tren cuyo proyecto ya lo tenía preparado Tielve pero el protagonismo de Cascos y Mercedes, su ‘encargada de Asturias’, acabaron con el mejor presidente que tuvimos en Asturias, en mi opinión. Tendríamos trabajo para la gente de toda esta comarca al menos diez meses y no los cuatro de ahora”, comentó el empresario Ramón Hevia. 

“Chamonix, uno de los lugares de montaña más visitados del Mundo, si no el que más. Desde allí, los visitantes pueden visitar lugares tan bellos con Mer de Glace, Aguille du Midi o Nide d’ Aigle, entre otros muchos. A todos ellos se accede a través de trenes de cremallera o teleférico. Podían haber hecho carreteras y subir en autobús. Pero no. los franceses, así como los suizos, austriacos o italianos se decantaron por otras opciones más ecológicas, con menos impacto y menos masificadas”, apuntó Rubén González, gran deportista, habitual en carreras por montaña, y profesional del sector de la automoción. 

Otras voces, se inclinan por un teleférico en vez del tren de cremallera como atractivo turístico para la zona y en área de influencia de los Picos de Europa. “Personalmente un tren no lo veo. Mirando a lugares como Alpes, creo que podría ser más viable, económico y con menos impacto un teleférico. Tenemos el ejemplo bien cerca, en Fuente Dé. Podría tener base en Cangas, primera subida a la zona de Següencu y de esa estación para Los Lagos. La carretera podría seguir usándose para autorizados y transporte público de viajeros”, matizó otro vecino, Fer Cangas. 

Compartir el artículo

stats