Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Aparece un obús sin detonar en la localidad canguesa de Torió: "Lo primero que hice fue llamar a los Tedax"

Daniel Fernández Soto, aficionado a la detección de metales, se topó con el objeto el lunes por la mañana

Daniel Fernández Soto posa con el artefacto. M. V.

Un obús sin detonar fue el hallazgo que encontró un cangués ayer en la zona de la localidad de Torió, en el concejo de Cangas de Onís. Daniel Fernández Soto, de 36 años, es aficionado a la detección de metales y el lunes por la mañana se topó con el objeto cuando se encontraba en las inmediaciones de la localidad canguesa.

Primero encontró una moneda y después ya encontró el obús. "Estaba a unos 40 centímetros de la superficie. Y es un 105 milímetros de artillería de la guerra. Tendrá 80 años más o menos". Con anterioridad ya había encontrado casquillos, granadas y otro tipo de restos de artillería, pero hasta ahora nunca se había topado con un obús de estas dimensiones y sin detonar. En sus redes sociales tiene un perfil dedicado a la detección de metales, una afición que lleva practicando alrededor de dos años.

Lo primero que hizo es desenterrarlo entero para ver si estaba roto, pero al ver que estaba completo procedió como se tiene hacer en estos casos y llamó al grupo de especialistas en desactivación de explosivos de la Guardia Civil, el Gedex de Gijón. "Lo primero que hice fue llamar a los Tedax, porque estaba entero y vinieron de Gijón y se lo llevaron", dijo.

Compartir el artículo

stats