Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Martina elige Pimiango

La pintora llanisca, cuya obra han adquirido rostros conocidos como Diego Simeone, expone en la localidad de Ribadedeva

Martina Rodríguez, en la escalera, con Belén Logedo y Esteban Raposo, de La Librería de Pimiango. | R. M. V.

Martina Rodríguez Morán vuelve a sus orígenes. Y es precisamente “Origen” el nombre de la primera exposición que esta pintora nacida en Pancar (Llanes) realiza en Asturias después de decidir dedicarse profesionalmente a la pintura hace 7 años. Reside en Madrid y allí su obra se ha abierto paso en el mundo artístico de la capital, donde hasta Diego Pablo Simeone, el entrenador del Atlético de Madrid, y su mujer, Carla Pereyra, le compraron “Pétalo” tras verlo en una galería. Desde el pasado viernes (18 de febrero) y durante unas semanas expone en La Librería de Pimiango (Ribadedeva). La llanisca ha querido que fuera un lugar diferente el que albergara sus obras. Un lugar que abrió sus puertas el pasado año y que ofrece una propuesta cultural poco común en la zona rural.

Aunque Martina Rodríguez terminó sus estudios de arquitectura, sabía que iba a ser pintora. Una frase de su padre disipó las posibles dudas de qué camino seguir profesionalmente. “Piensa en lo que harías gratis el resto de la vida y luego cobra por ello”. Eso hizo.

Regresa cada vez que puede al Oriente asturiano y asegura tener el color verde “grabado en la piel”. El pasado verano participó en la actividad organizada por la asociación El Llacín (Porrúa) para llenar de arte las bolas de silo. “Estoy muy vinculada a la zona y todo lo que sea poder participar en el ambiente cultural de aquí me hace mucha ilusion”, comentó la artista.

A sus 35 años, esta asturiana afincada en Madrid prefiere no encasillarse en ningún estilo pictórico. Apuesta por seguir empapándose del amplio concepto que abarca la pintura, de no dejar de aprender, aunque por supuesto materializado bajo su punto de vista.

Sitúa su obra en un punto entre la “figuración, la geometría y la emoción”. Ahí entra la experiencia y los recuerdos. “ Al ser arquitecta entra la geometría, al ser artista entra el mundo expresivo, experiencias personales, los viajes, la naturaleza, e ir entrelazando todo”, afirma.

Lleva 5 años consecutivos entre los 30 pintores seleccionados para los premios BMW de pintura entre más de 3.000 aspirantes. “Es una palmadita en la espalda”, asegura.

Ha recibido buenas críticas en prensa especializada y también en medios de tirada nacional. Cree que se puede vivir del arte, aunque asegura que no es fácil. Hay que producir obras de calidad, pero no sólo eso.

“Tienes que tener don de gentes, llevar la contabilidad, ser relaciones públicas, gestionar los egos, también el personal y saber defender tu trabajo. Hay que ser un tipo de persona particular”, explicó.

Su caché se sitúa en torno a los cinco mil euros aunque ha vendido alguna pieza mucho más cara.

Fue la mujer de Simeone quién eligió “Pétalo”, según explica la autora. Ella no conoció personalmente al matrimonio, pero se alegra mucho de que hayan apreciado su arte. “De alguna forma yo pinto con emoción y pasión y no puedo estar más contenta de que la gente lo perciba y quiera convivir con mi trabajo”.

Documental

De hecho el cuadro, de medidas 2,20x1,60 metros, se puede ver en casa del argentino en uno de los capítulos del documental que una plataforma de televisión ha hecho sobre el entrenador atlético.

Martina Rodríguez Morán encuentra en la pintura la forma de expresarse “con claridad”, más incluso que en la palabra. “Consigo expresar la complejidad de mis pensamientos y eso me hace feliz. Me hace crecer como persona y me motiva”, dijo.

Próximamente expondrá en Cádiz. Su arte transmite y la identifica y ahora está por primera vez en su tierra de origen.

Compartir el artículo

stats