La polémica por el manifiesto elaborado y leído por el Sindicato de Estudiantes en el Instituto de Enseñanza Secundaria (IES) Avelino Cerra, de Ribadesella, con motivo del Día Internacional de la Mujer, llegó este martes al Pleno de la Junta. Lydia Espina, consejera de Educación, defendió la actuación del equipo directivo del centro riosellano, del que dijo “cumplió con la normativa establecida” y que no hubo “ni presiones ni interferencias de ningún tipo” por su parte.

Espina respondió así a la pregunta del portavoz de Vox, Ignacio Blanco, que acusó al Gobierno regional de permitir el “adoctrinamiento” de los escolares asturianos con un manifiesto elaborado por el Sindicato de Estudiantes que, dijo, acusaba al PP y “a la extrema derecha de Vox” de “esparcir la LGTBIfobia y el machismo”, así como de colaborar en una “escalada de agresiones físicas por nuestra orientación o identidad sexual que quedan impunes”.

Vox anunció también que ha presentado una denuncia “en el Juzgado de guardia” por “delitos de odio”, solicitando que “se investigue la implicación del Sindicato de Estudiantes en el centro, se identifique la identidad del lector o lectores del manifiesto así como de los consentimientos necesarios de los responsables del centro”.