Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

“Sigo siendo un aprendiz”, dice Joaquín Díaz al recibir un emotivo homenaje en Llanes

El etnógrafo y cantante, que hoy será nombrado hijo adoptivo de Cabrales, recibe múltiples regalos con motivo de su 75.º cumpleaños

Joaquín Díaz sopla las velas de la tarta que por su 75.º cumpleaños le entregó ayer el Ayuntamiento de Llanes, ante la música y cantante Elena Casuso –a la izquierda– y la concejala local de Cultura, Marisa Elviro. | Ramón Díaz

El etnógrafo y cantante Joaquín Díaz apenas pudo reprimir las lágrimas ayer, en el transcurso de un emotivo homenaje que recibió en Llanes y que coincidió con su 75.º cumpleaños. Díaz estuvo arropado por amigos y compañeros como las cantantes Elena Casuso y Laura Muñoz. Esta última le cantó el “Happy birthday”, que fue seguido por el “Cumpleaños feliz”, interpretado por todos los presentes. “Sigo siendo un aprendiz”, aseguró Díaz, que suma más de 80 discos propios, más de 100 producidos y que ha escrito más de 60 libros.

El acto, celebrado en la Casa de Cultura, comenzó con la emisión del documental “El río que suena, reflejo del tiempo: Joaquín Díaz”, que recoge opiniones de músicos, periodistas y críticos sobre “el primer cantante folk en español”, “nuestro Pete Seeger”, “un pionero en el mundo del patrimonio sonoro inmaterial”, “el precursor de la búsqueda de la libertad”, “el guardián de las cosas pequeñas” y “el Menéndez Pidal de la canción”, como le calificaron los intervinientes. Díaz, hijo de cabraliego, recibió regalos de los ayuntamientos de Llanes y Cabrales –este último le nombrará hoy hijo adoptivo–, de Amnistía Internacional y del Montepío la Minería Asturiana y la Fundación Nuberu, en este último caso una lámpara minera, que le entregó Chus Pedro Suárez.

Compartir el artículo

stats