Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Colombres dona al Museo de la Iglesia una pieza de orfebrería del siglo XVIII

El conjunto eucarístico de plata, compuesto por arqueta y copón, fue enviado desde México por un indiano bautizado en Pimiango en 1704

Por la izquierda, Yayoi Kawamura, Amador Galán, Benito Gallego y Otilia Requejo. | Luisma Murias

El legado de los indianos comprometidos con sus raíces brilló ayer gracias a una donación de la parroquia de Santa María de Colombres (Ribadedeva) al Museo de la Iglesia que acoge la Catedral de Oviedo: un conjunto eucarístico de copón y arqueta realizado en exquisita orfebrería de plata y que fue enviado desde México por un indiano en el siglo XVIII.

El deán de la Catedral de Oviedo, Benito Gallego; el párroco de la parroquia de Colombres, Amador Galán; la directora del Museo de la Iglesia, Otilia Requejo; y la profesora de historia del arte Yayoi Kawamura, fueron los anfitriones de un acto de alta significación religiosa y emotiva, en la víspera del Día Internacional de los Museos.

El copón, de reducidas dimensiones para que entrase dentro de la arqueta y de bastante peso por su grosor, está hecho de plata con un cuerpo hexagonal. Una inscripción da pistas sobre su origen: ‘Soi de Santa María de Colonbres, Para el dibinisimo Sacramentado, a debosion de sv bienechor, don Manuel Rvbin, Año 1748’. El conjunto llegado ayer al Museo de la Iglesia en depósito fue custodiado por una de las vecinas de la parroquia para protegerlo de los amigos de lo ajeno. Era mostrado en Colombres cada Jueves Santo, en el monumento al Santísimo.

Kawamura explicó con su habitual pasión didáctica que estas dádivas de los indianos que hicieron fortuna eran habituales en los siglos XVII y XVIII. Sus pesquisas, inicialmente fallidas, dieron fruto finalmente tras indagar en el libro de bautizados en Pimiango, población de 56 vecinos –la mayoría zapateros ambulantes– cerca de Colombres: en él apareció el nombre del donante, Manuel Rubín, y la fecha del bautizo (1704). ¿Qué fue de Rubín? ¿Que se puede saber de él? Según la profesora, tras poner en marcha su red de colegas investigadores y hallar documentos relevantes, el indiano abandonó su tierra para emprender rumbo a horizontes lejanos. Llegó a ocupar el cargo de alguacil mayor de Cholula, un barrio de Puebla en el virreinato de Nueva España (México). Con 44 años envió a Colombres el conjunto que ayer realizó un nuevo viaje, esta vez al corazón de la Catedral.

Kawamura puso de relieve la extraordinaria calidad de la filigrana de la arqueta, construida según un modelo procedente de la India y llegada a México seguramente por el enclave que España tenía en Manila. Una obra, definió, “preciosísima y primorosamente trabajada que seguramente Rubín compró por separado y al que añadió un basamento para el copón”. Con mucha “plata gruesa, una característica habitual de la platería iberoamericana por la abundancia de minas que permitían mayores lujos”.

El deán, Benito Gallego, señaló que el conjunto eucarístico “habla de quien lo habita, el Señor”, y destacó la “riqueza” y el “mimo” de su realización. Amador Galán, párroco de Colombres llamó la atención sobre “lo bien custodiado” que estuvo el conjunto y reveló que su decisión de donarla al Museo de la Iglesia se sustenta en el destacado “valor artístico” de ambas piezas, que “no podíamos tener en una casa”. “Qué bien custodiada estuvo”, dijo, mostrando su admiración por unas filigranas de plata que parecen hechas “a ganchillo”.

Otilia Requejo se congratuló de la llegada de este “magnífico” conjunto eucarístico y mostró su gratitud a los párrocos y vecinos de Colombres su custodia hasta el día de hoy.

Compartir el artículo

stats