Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El gijonés fallecido en Piloña trasladaba piedras de un hórreo con un volquete cuando se precipitó por un terraplén: “Estamos muy afectados”

Ángel Sergio Pérez, jubilado de 62 años, conducía por una finca de su propiedad en la localidad piloñesa de Cúa

Un momento del rescate del cadáver, con el dúmper volcado sobre el río. | Sespa

Un fatal accidente acabó este martes con la vida del gijonés Ángel Sergio Pérez Fernández, de 62 años de edad, en la localidad piloñesa de Cúa. El volquete que conducía por una finca de su propiedad se precipitó por un terraplén de unos siete metros hasta caer al río, con el que limita en la parte inferior el terreno familiar y que apenas llevaba ayer caudal. El vehículo volcó sobre el lecho fluvial y el fallecido quedó atrapado debajo. El cuerpo, ya sin vida, fue excarcelado por efectivos de Bomberos del Servicio de Emergencias del Principado de Asturias (Sepa) con base en Piloña y Cangas de Onís, después de que el centro de coordinación de emergencias del 112 recibiera una llamada a las once de la mañana.

Según explicó su padre, Sergio Pérez, de 87 años de edad, que estaba cerca cuando se produjo el percance, el fallecido había cogido el volquete para transportar las piedras de un hórreo cuando el vehículo se precipitó por el terraplén. “No sé lo que pasó. Estamos muy afectados”, indicó Sergio Pérez en conversación con este diario. 

Los bomberos tuvieron que emplear cojines neumáticos para poder levantar en bloque el volquete, tras colocar unos puntales metálicos para asegurar totalmente la caja del vehículo. El cadáver fue evacuado en una camilla después de que se lograra abrir el hueco suficiente para acceder a la víctima.

El fallecido, vecino de la calle Guipuzcoa del barrio de Pumarín (Gijón), acudía con frecuencia a Cúa, de donde es originaria la familia, para atender la tierra y el ganado. Además del padre, la mujer de Ángel Pérez estaba en la casa que hay en la finca en el momento en que se produjo el fatídico accidente. Poco después, llegaría al lugar su único hijo. La Guardia Civil se hizo cargo de los trámites para el levantamiento del cadáver, que fue trasladado por la funeraria a las dos y media de la tarde.

Además de a los bomberos, la sala del 112 del Servicio de Emergencias del Principado de Asturias (Sepa) movilizó también al equipo de Atención Primaria de Villamayor, así como a la ambulancia de soporte vital básico de la zona. Sin embargo, nada se pudo hacer por Ángel Sergio Pérez, que en junio iba a cumplir un año como jubilado de la empresa Refrectarios Alfran, ubicada en el polígono de Porceyo (Gijón).

Según su hermana Ana María, el fallecido era “una persona muy querida en Pumarín, en la empresa y en Piloña”. Con problemas en una pierna, a Ángel Pérez “le gustaba mucho ir al pueblo para pasar el tiempo cuidando la finca familiar”. 

El alcalde de Piloña, el socialista Iván Allende, lamentó ayer lo sucedido y trasladó las condolencias a la familia del fallecido.

Compartir el artículo

stats