Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

L’Ablanu, un colegio que es un lienzo

El centro educativo de Infiesto (Piloña) desarrolla un proyecto artístico que proseguirá en septiembre y prevé pintar a Rodrigo Cuevas o Melendi

Agustina Nieto y Óscar Martínez, ante uno de los murales pintados en el interior del centro. | R. M. V.

El Ayuntamiento de Piloña pintó de blanco el muro exterior del colegio de Infiesto para adecentar el espacio tras una petición del centro. Y ese fue el punto de partida que empezó a convertir en un lienzo abierto varios espacios de L’Ablanu. El proyecto lo están ejecutando dos profesores, Agustina Nieto y Óscar Martínez, y cuentan con la colaboración de los alumnos. Lo han hecho este curso y seguirán el próximo porque queda mucho por hacer, aunque Agustina ya comenzó varios cursos atrás a plasmar en las paredes diversos motivos como recuerdo de la graduación de los niños con sus manos y la fecha: avellanos con “ablaninas” o un arco iris con los nombres de los críos.

Todo el muro exterior está dedicado al río, incluyendo elementos como las piraguas o el emblemático colectivo de Los Tritones. Según explicó la directora del centro, Laura Fresno, hay ocho espacios donde se va a actuar. El muro fue el primero. “Empezaron a hacer el muro de afuera con motivos alusivos a las piraguas, Los Tritones. También como colegio inclusivo se hicieron dibujos con ilustraciones con mucho colorido en algunas aulas”, señaló la docente.

Habrá asimismo un espacio con el nombre y el logo del centro educativo. Y en el proyecto está incluido el objetivo de crear un espacio para perfiles de personas reconocidas de Piloña como los cantantes Rodrigo Cuevas y Melendi. “Les pedimos permiso por los derechos de imagen y los dos dijeron que sí y estarán representados en el muro exterior”, comentó la directora.

La biblioteca es otro de los espacios al que han dado magia con sus creaciones. “El Ayuntamiento la pintó de colores y en el cole pintaron diferentes personajes de cuento, una puerta con el Principito, un árbol muy grande, a Mafalda, a los monstruos de colores...”.

Estos rincones de expresión artística llegan también a la entrada del salón de actos donde la pared revive una selva. Se trata de un edificio que cumplirá pronto 50 años y con este trabajo se le da una imagen más actual y renovada.

Hasta los extintores de L’Ablanu se muestran de forma diferente decorados con siluetas de personas que parecen sujetarlos. Cada peldaño del colegio estará pintado de un color y el próximo año está previsto que incluya motivos alusivos a cada área de aprendizaje.

Poco a poco se va creando un espacio diferente. Los pinceles de L’Ablanu volverán de nuevo en septiembre.

Compartir el artículo

stats