Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"Nora", "Bali" y "Ceferino", así son los tres quebrantahuesos liberados en los Picos

Se trata de un macho y dos hembras que se suman a una población estable que ya alcanza los 35 ejemplares en la zona

8

"Nora", "Bali" y "Ceferino", así son los tres quebrantahuesos liberados en los Picos María Villoria

"Nora", "Bali" y "Ceferino" ya viven libres en los Picos de Europa. Seguirán supervisados unos meses hasta que sean completamente autónomos. Desde ayer forman parte de los veintinueve ejemplares de quebrantahuesos que han sido reintroducidos por la Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos (FCQ) en los Picos de Europa, dentro del proyecto europeo Life.

En la actualidad hay una población estable de 35 ejemplares: los 29 reintroducidos y los que seis llegaron a la zona por sus propios medios desde Pirineos.

Los nuevos quebrantahuesos tienen más de 120 días de vida, nacieron en cautividad y el Gobierno de Aragón los cedió al proyecto. Han pasado un mes en la jaula de aclimatación en el Parque Nacional y ayer fueron ya puestos en libertad. A las dos hembras se les colocó el emisor satélite que todos llevan. El macho ya lo tenía. "Aportarán más de un millón de datos en 5 años", dijo Gerardo Báguena, director de FCQ.

Al evento acudieron los coodirectores del parque nacional de los Picos, Rodrigo Suárez Robledano (Asturias) y Ángel Serdio (Cantabria), dos técnicos de la Fundación así como dos representantes del departamento medioambiental de la empresa Red Eléctrica.

Parejas reproductoras

Son tres las parejas reproductoras que habitan en el espacio protegido, dos de ellas en Asturias y una en Cantabria. Los tres animales estuvieron en un centro en Aragón, en el parque nacional de Ordesa y finalmente en los Picos de Europa. Gredos y Teruel son otros puntos de reintroducción de la especie.

Los cuidadores estarán ahora observándolos y atendiendo sus necesidades unos meses. "A finales de septiembre serán capaces de superar los cincomil metros de altura con una gran capacidad motora de vuelo", dijo el director del proyecto.

No ha sido un año fácil con la pérdida de tres ejemplares en la zona de El Cuera. Los emisores satélites son fundamentales para "documentar las causas" de estas pérdidas. Venenos y choques con tendidos eléctricos son las causas más comunes de muerte. En este punto Báguena destacó la colaboración Red Eléctrica. "Se han mostrado afectados y han tomado medidas", dijo a la vez que consideró "determinante" la implicación de las empresas "serias y responsables para que esto funcione".

Compartir el artículo

stats