Los vecinos de la ribereña localidad de Villanueva, localizada a escasos 2 kilómetros de distancia de la ciudad de Cangas de Onís, se muestran sumamente preocupados por el palpable deterioro del puente, sobre el río Sella, uno de los accesos al citado pueblo para los procedentes de la carretera N-625 (León-Santander). El citado paso rodado une los concejos de Parres y Cangas de Onís, aunque la titularidad del mismo depende del Gobierno regional. Las "huellas" del grave estado que presenta son bien palpables bajo la plataforma, motivadas por el transcurso del tiempo y las crecidas, informa J. M. C.