Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Explosión de fiesta en les Piragües

Los selleros celebran con emoción la vuelta del emblemático Descenso, que amenaza con inundar Ribadesella y Arriondas de la mejor folixa asturiana

Nahuel García, Águeda Gayol, Sandra Blanco, Carlos Jiménez, Joaquín Casado, David Butrones, Antonio Penedo y Javier Fernández. | J. QUINCE

“Estamos muy emocionados porque hace dos años que no vivimos unas Piraguas como Dios manda”. Mateo Morales, natural de Oviedo y riosellano de corazón resume así lo que se vive en Arriondas y Ribadesella ante la recuperación del Descenso Internacional del Sella tras dos años de ausencia. Todo está ya listo para una gran explosión festiva que reunirá a miles de personas.

Ribadesella amaneció el jueves con el cielo encapotado, aún resonaban los ecos de una verbena que se alargó hasta bien entrada la madrugada. Las calles vacías a primera hora de la mañana se encontraban con algún madrugador o trasnochador, según como se mire, caminando bajo la estela de las banderas que colgaban de los edificios de la villa. Junto a la asturiana, la del Sella: rojo, amarillo, verde, blanco y azul. Los colores de les Piragües, unas fiestas que no se viven desde agosto de 2019 y que este año se recuperan con muchas ganas de folixa y de reencuentros a la vera del río.

Santiago Morales, escanciando un culín de sidra.

La pandemia obligó a cancelar durante dos años consecutivos la cita más esperada del verano del oriente asturiano, un evento multitudinario que se celebra en torno a la competición del Descenso del Río Sella, que cumple su 84.º edición. Y es que está fiesta declarada de Interés Turístico Internacional no solo se marca en el calendario por lo estrictamente deportivo. Lo tradicional, el ocio y la juerga se mezclan también en un cóctel perfecto para la llamada de miles de personas que desembocan en Arriondas y Ribadesella con sed de les Piragües.

Varias tiendas de campaña de la acampada de Ribadesella.

El martes se producía el pistoletazo de salida a esta semana festiva con la primera de las cinco orquestas que acoge la localidad riosellana y que trajo consigo los primeros autobuses repletos de jóvenes con ganas de pasárselo bien. Pero no sería hasta el miércoles cuando se habilitaría la acampada oficial de las Piraguas en el prau de San Juan de Ribadesella y en el Parque de la Concordia en Arriondas, que acogerán a miles de personas durante estos días.

Un grupo de campistas, echando una partida al mus.

Casi medio millar de campistas, los primeros que plantaron sus tiendas entre el miércoles y el jueves frente a la Cueva de Tito Bustillo. Chavalería venida de todas partes de España para disfrutar de una fiesta que algunos viven por primera vez y que para otros supone una tradición con un simbolismo especial. Les Piragües significa reencuentros. “Nosotros somos unos treinta y somos de Asturias, de Madrid, de Castilla, de Melilla... Siempre nos juntamos aquí, es nuestro punto de encuentro”, destacó Sandra Blanco, una de las campistas.

En Ribadesella se respira ambiente festivo por todas sus esquinas. Locales y veraneantes se reúnen para bajar juntos el Sella, tomar unas sidras y brindar por la vuelta a la normalidad. Toca volver a salir con el collar de flores, el chaleco y la montera picona para reivindicar lo bonito de estas fiestas, que es ese espíritu piragüero, algo que ni los años del covid han podido quebrar. Al bochorno de la tarde de ayer no quedaba otra que refrescarse con unos culetes en el muelle de la ría. Allí se juntó Mateo Morales con unos amigos para iniciar la celebración.

Alejandro Sánchez y Marién Fernández, junto a su perrita "Guinda", en el paseo Princesa Letizia.

Hoy viernes las barras de los bares regresan a las calles de la villa riosellana en una jornada que terminará con la cuarta y penúltima verbena. Los anfitriones del Sella, Selleros, Tritones, Botijos y Entaínos ya están preparados para recuperar los tradicionales desfiles que comenzarán mañana a la salida de las piraguas en Arriondas y que continuarán en Ribadesella a su llegada. Un día de romería sin la cual no se entendería el significado de estas fiestas.

Compartir el artículo

stats