Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La otra cara del Puentón

Los desperdicios que se acumulan en el entorno empañan el espectáculo de los baños fluviales en Cangas de Onís

Numerosos bañistas en el Puentón de Cangas de Onís. | J. M. C.

Vergüenza ajena. De un tiempo a esta parte, la gente parece pasar olímpicamente de recoger los residuos y desperdicios que genera en un lugar tan emblemático en el Principado de Asturias como es el Puentón de Cangas de Onís, quizás el espacio más retratado por turistas y visitantes de toda la comunidad autónoma. Y es que, aprovechando los baños fluviales en esta época del año, y las altas temperaturas, algunos "usuarios" se olvidan de recoger sus propias basuras, generando de esta manera una imagen deplorable, que es la que se viene ofreciendo en pleno puente festivo de Nuestra Señora, pese a estar esa zona de la ciudad plagada de papeleras y contenedores.

Algunos de los desperdicios que había ayer en la zona. | J. M. C.

Y es que, durante buena parte del verano, los saltos y lanzamientos al agua desde las pilastras y arcos de este monumento nacional por parte de los chavales llaman la atención de decenas de turistas y visitantes que se encuentran de paso por la vieja capital del Reino de Asturias. Los guajes "botijos" deleitan con su tanda de saltos al agua, mientras los turistas plasman con sus cámaras y teléfonos móviles esos lanzamientos con cierta cara de asombro y sorpresa. Eso sí, de un tiempo a esta parte no se aconseja tirarse desde lo más alto del emblemático puente "romano".

Sea como fuere, unas horas intensas, además de con altas temperaturas, para disfrute de la concurrencia, tanto local como foránea, en una quincena del mes de agosto en la que en Cangas de Onís se ha vivido un ambiente como los previos al covid. Tras les Piragües, ya se está a escasas fechas del segundo gran "follón" turístico-musical, que se avecina después del Riverland del pasado mes de julio. Se trata del Aquasella Festival, a celebrar esta misma semana en área del Merediz, cerca de Arriondas, donde se prevén varios miles de asistentes.

De momento, con el buen tiempo veraniego, además de sol y playa, se encuentran en todo su apogeo las zonas de baños fluviales en la cuenca del Sella. No sólo en El Puentón, sino también en La Playina, el Trampolín o la Olla de San Vicente (Dobra), por mencionar algunas de ellas.

El verano está en ebullición en la mítica ribera sellera, sin olvidar la alta afluencia que se registra en los concejos de la costa comarcal. La pena en Cangas de Onís, por desgracia, es el incivismo de algunos, y es que no se puede meter a todo el mundo en el mismo saco, que "riegan" de basura las zonas a las que acuden a bañarse para tratar de paliar el intenso calor de los últimos días.

Compartir el artículo

stats