Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Llanes tiene mano para el bonsái

El concejo cuenta con numerosos aficionados a este arte de origen oriental, que comenzó a ganar adeptos en la comarca hace varias décadas

Ángel Isoba y Nicolás Sotres, con dos de los bonsáis. | M. V.

La cultura oriental del bonsái tiene una fuerte tradición en el Oriente asturiano y eso se pone de manifiesto a través de los numerosos cultivadores de este tipo de naturaleza en miniatura que se concentran en el concejo de Llanes. Algunos llevan varias décadas con esta afición que dominan con gran maestría. Es el caso de Nicolás Sotres, Ángel Isoba y Ángel Toraño. Ellos fueron los organizadores de la última muestra de bonsái que se celebró en el centro cívico de Posada a principios de septiembre y hacía años que no se podía contemplar una exhibición de estas características en la comarca: veinticinco especies distintas y más de treinta árboles se concentraron en una sala dejando impresionados a cuantos acudieron a la cita, que fueron muchos.

No es la primera vez que han exhibido estas joyas naturales de forma colectiva, pero han pasado años desde la última vez que organizaron una muestra conjunta, algo que lleva tiempo hacer puesto que hay que preparar los árboles e invertir mucho tiempo y esfuerzo en los preparativos necesarios para poder llevarla adelante.

Los criterios estéticos y de cuidados de cada especie son aplicados con mimo por los aficionados y es algo que se aprecia en cuanto alguien está delante de uno de estos ejemplares. "Nuestras exposiciones son para que la gente traiga sus árboles y el público disfrute de lo que tenemos", comentó Ángel Toraño.

El riego, la poda, los tratamientos, el abono y saneamientos que cada especie requiere son algunos de los cuidados que los aficionados siguen para que estas piezas luzcan como los ejemplares únicos que son. "Hay que seguir las indicaciones de cada especie, es fundamental", incidió Nicolás Sotres.

Ángel Isoba cita una de las pasadas ediciones de estas muestras organizadas en Posada. Aunque fue hace más de 20 años. la recuerda bien porque en ella contaron con ejemplares de estos pequeños árboles del mismísimo expresidente del gobierno Felipe González, aficionado también a su cultivo. "Contactamos con ellos y nos mandó dos árboles", recuerda Ángel Isoba.

Algunos de los ejemplares con los que ellos cuentan tienen más de treinta años, incluso uno de ellos es un tejo, cultivado por Isoba como bonsái desde hace 25 años. "No es tan importante la edad como que el árbol esté bien construido. La edad de los árboles a veces es difícil de saber", aseveró. Los ejemplares que se reunieron en esta última muestra pertenecen a diez aficionados de distintos puntos de Principado, cuatro de ellos vecinos del concejo de Llanes.

La espectacularidad de aquellos ejemplares bien cuidados no pasa desapercibida para nadie y el trabajo que hay detrás de cada uno de ellos tampoco. Son árboles, pequeños, pero grandes "obras de arte" si se tiene en cuenta el esfuerzo y el detalle en el tratamiento que se les aplica, inciden quienes conocen y disfrutan de lograr belleza a través de su cultivo.

Compartir el artículo

stats