Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La residencia de mayores de Arriondas homenajea a sus siete víctimas del covid

"Sería imperdonable no haber aprendido la lección", afirman los familiares de los fallecidos, que ensalzan a los trabajadores del centro

El residente Ignacio Nieves planta el texu, en presencia de Álvaro Palacios, Teresa Peláez y trabajadores del centro de mayores. | M. V.

Un texu y un monolito de piedra con una placa que reza "Siempre en nuestro recuerdo" preside desde ayer el jardín del Centro Polivalente de Recursos para Mayores de Arriondas (Parres). La asociación de familiares organizó el acto para homenajear a los siete residentes fallecidos por el covid durante la pandemia. Los 58 usuarios que viven en este equipamiento y los catorce del centro de día estuvieron presentes. Algunos no pudieron contener la emoción en el recuerdo de sus compañeros y de los momentos tan difíciles que vivieron, sin contacto con las familias durante meses y "sin poder salir de sus habitaciones", tal y como recordó la presidenta de este colectivo, Teresa Peláez.

Para Beatriz Álvarez, hija de una de las fallecidas, ese aislamiento fue una de las peores cosas por las que pasaron los mayores. "Te vuelve todo a la cabeza, la pandemia, el tiempo que estuvieron sin salir de las habitaciones, que creo que fue lo peor, aparte de llevarse a nuestros familiares", comentó con emoción.

Fabián Junco perdió a su madre y ayer lanzó un mensaje constructivo. "Fue una época de mucho sufrimiento. Sería imperdonable no haber aprendido la lección. Creo que familias, profesionales y administración deberíamos abrir una vía de comunicación con las conclusiones de cada uno para mejorar la vida de los residentes", afirmó.

Argentina Sánchez, leyendo uno de los poemas. | M. V.

Teresa Peláez elogió el papel de los trabajadores durante la pandemia y lamentó el sacrificio exigido entonces por los protocolos a los mayores. Apostó por "repensar" el modelo asistencial "Tenemos una deuda impagable con ellos. El modelo tiene que ser centrado en la persona. Tener presente lo que quieren ellos", aseveró.

El acto contó con la intervención del alcalde en funciones de Parres, Álvaro Palacios, y con la presencia de varios concejales del Gobierno local. Cuatro residentes se encargaron de plantar el árbol, descubrir la placa, dejar un ramo de flores y leer un poema. Teresa Peláez agradeció la colaboración altruista que hicieron posible el acto de ayer, cerrado con silencio y aplausos.

Compartir el artículo

stats