Los vecinos de Cangas de Onís vuelven a hacer gala de su solidaridad. Las llamas se apoderaron el pasado día 22 de parte del tejado y parte del interior de la vivienda de la familia Alonso Galán, residente en la localidad canguesa de Nieda y en el concejo se están desarrollando iniciativas para ayudarles a superar la situación. Se trata de personas conocidas y queridas en la zona y que afortunadamente no estaban en la vivienda cuando se produjo el incendio, pero cuyas consecuencias les obligaron a abandonar su domicilio desde entonces. A finales de la pasada semana se abrió una cuenta solidaria de forma espontánea para tratar de ayudar a apoyarles.

El matrimonio afectado, formado por Miguel Ángel Alonso y Lilián Galán, se ha dedicado siempre a la ganadería; ella es la primera y única celadora mujer que forma parte del consejo de pastores cangués. Y una de sus tres hijas es Andrea, la joven de 22 años que padece un sarcoma de Ewing y lleva tiempo recibiendo tratamiento médico, que en algún caso ha requerido acudir a otros puntos de España como Valencia, donde fue intervenida el pasado año. Su causa movilizó a la localidad y, bajo el lema "Todos somos Andrea", se realizaron varias marchas solidarias en el municipio desde finales de 2020 en favor de la investigación de este tipo de cáncer.

De hecho el mismo día que se produjo el incendio, ella había estado en el Ayuntamiento de Cangas de Onís con su madre para apoyar la presentación de la "San Silvestre" que se celebrará el próximo día 30 de diciembre, que se correrá bajo el lema "Todos somos Andrea" y que este año destinará los fondos recaudados a la asociación "Todos Somos Iván", destinados la investigación de esta enfermedad.

Desde que los desperfectos ocasionados por las llamas obligaron a la familia a abandonar la vivienda de Nieda se encuentran en casa de un familiar directo en la misma localidad. Según explicó Lilián Galán han sido muchas las personas que les han ofrecido un techo u otras formas de ayuda. La solidaridad popular volvió moverse con agilidad tras el suceso y a hacerse presente de diversas formas espontáneas. A finales de la pasada semana se abrió una cuenta en la sucursal de Caja Rural de la ciudad canguesa, donde los vecinos están colaborando para ayudar a que esta familia recomponga su vivienda lo antes posible.

Daños materiales

La cercanía de unos pontones de madera con la chimenea, provocó las llamas que causaron desperfectos en el tejado y en la vivienda que está anexa a la nave ganadera de que la familia tienen en la localidad. Para sofocar el incendio el pasado martes fue necesaria la intervención de efectivos de Bomberos de Asturias del parque de Cangas de Onís y del jefe de zona que acudieron hasta el lugar. La propiedad se encuentra alejada del centro de la localidad y de la carretera principal y en una cota más elevada por lo que varios vecinos se alarmaron al ver el humo desde la distancia. Afortunadamente solo hubo que lamentar daños materiales.

Los bomberos con base en Cangas de Onís recibieron el aviso en torno a las 15.54 horas. Tras sofocar el incendio, refrigerar y desescombrar se dio por controlado a las 16.27 horas.

La familia está completamente volcada en la atención a Andrea que seguirá recibiendo tratamiento para la enfermedad contra la que lucha desde 2020 y con ella todos los suyos. Las cosas materiales ocupan un lugar secundario para ellos por lo que poco a poco irán recuperando la normalidad tras este contratiempo.

La celeridad para reponer la cubierta de la casa ha hecho posible que en pocos días se haya terminado la parte del tejado. Ahora queda el interior y los muebles puesto que muchos de ellos resultaron afectados por las llamas. Ayer. Jessica Alonso una de las hijas del matrimonio, y una de sus primas trabajaban dentro de la vivienda con la chimenea y el techo ya reparados. "La gente se está volcando con todo", explicó por su parte Lilián agradecida por las muestras de cariño y el interés de las personas.