Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Llanes ya no puede modificar los usos del suelo de San Roque, afirma el Ayuntamiento

La situación actual del proyecto no permite cambios sustanciales, aunque Urbanismo insiste en que se garantiza que no habrá industria pesada

Los vecinos de San Roque del Acebal, durante una reunión. | R. J. Q.

No es posible cambiar la calificación de suelo de la localidad llanisca de San Roque que piden los vecinos, haciendo que pase de suelo industrial a residencial en el futuro plan urbanístico, pero sí "suavizar" las condiciones de esa catalogación para evitar la posibilidad de que sea industria pesada la que pueda instalarse en la zona.

Es la propuesta del Ayuntamiento de Llanes a los residentes en la localidad para minimizar las pegas de los vecinos de la localidad llanisca a un plan con el que dicen, no estar de acuerdo. "Ahora queda decidir si aceptamos lo que nos ofrecen, alegamos otras medidas o solicitamos un nuevo plan", afirman los afectados.

Estas son las opciones que sopesan los representantes vecinales de la localidad llanisca tras la reunión mantenida el pasado miércoles con la concejala de Urbanismo, Marián García de la Llana, en la que resolvieron dudas y se trató de acercar posturas con respecto al futuro planeamiento.

En el encuentro, el departamento de Urbanismo puso sobre la mesa tanto las propuestas de modificación para el suelo del pueblo como las líneas rojas que no permitirían sobrepasar. "Nos dicen que el cambio de calificación de los terrenos industriales a residenciales no está permitido, a pesar de que haya un interés público, ya que se trataría de una modificación sustancial", cuentan los vecinos, cuya pretensión era eliminar por completo las previsiones de suelo industrial y comercial en la zona.

"La única manera de conseguirlo sería volver a la aprobación inicial y a una nueva información pública, debido a que estos cambios no pueden ser contrarios a los derechos de los propietarios", explican. Una alternativa que, sin duda, supondría otro retraso en la aprobación del plan que, según les trasladan del Ayuntamiento, sería "inasumible" para un concejo que carece de esta normativa urbanística municipal desde hace tantos años.

La solución propuesta por Urbanismo pasa, por tanto, por "suavizar" algunos aspectos recogidos en el planeamiento. Por un lado, desaparecería la industria pesada en las nuevas parcelas y se destinaría un 60 por ciento del terreno a suelo terciario de interés comercial, y el 40 por ciento restante a suelo industrial de bajo impacto.

Talleres o almacenes

Es decir, que en los ámbitos de bajo impacto se permitirán actividades tales como talleres y almacenes de menos de 200 metros cuadrados que podrían contar con viviendas asociadas a dichos negocios. Por otro lado, se plantea reducir el impacto visual y mejorar la estética de la zona comercial con "colchones verdes". Se trataría de cesiones de espacios libres que deberán estar ajardinados y que podrían establecerse en los límites de cada parcela, así como a lo largo de la travesía de la carretera N-634. Con todo ello, los vecinos de San Roque todavía claman por otro problema "sangrante" que, dicen, es el desencadenante de la sensibilidad que hay en el pueblo en relación con la industria: el de las naves ya existentes en la entrada de Covielles. "Se implantaron en los años 90 de manera caótica y anárquica y nos suponen problemas diarios de circulación y seguridad. Esa es la raíz de nuestra preocupación con la industria", cuentan.

Ante esta situación, los vecinos solicitan la creación de un aparcamiento común y una alineación con acera y pantalla vegetal, además de la implantación de una raqueta que unifique los accesos. Ante esta propuesta sería Carreteras la que tendría la última palabra al respecto de su viabilidad.

Para tratar todas estas cuestiones y debatir sobre las opciones ante posibles alegaciones, los residentes de San Roque del Acebal volverán a reunirse este sábado en junta vecinal.

Compartir el artículo

stats