Más de quinientas alegaciones se han presentado a las normas urbanísticas provisionales del concejo de Llanes que impulsa el Gobierno autonómico. El documento, que se está tramitando paralelamente al Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), fue aprobado por la Comisión de Urbanismo y Ordenación del Territorio de Asturias (CUOTA) a finales del mes de septiembre, a lo que siguió un periodo de información pública que concluyó a mediados de diciembre.

Sonia Puente, directora general de Ordenación del Territorio y Urbanismo del Principado, confirmó ayer que se están estudiando todas estas aportaciones y que, una vez que se concluya el análisis, se procederá a la aprobación definitiva de esta normativa provisional. "Solo queda hacer el traslado de las alegaciones que se estimen a la planimetría y, a partir de ahí, aprobar las normas definitivamente", afirmó la responsable autonómica.

Puente hizo estas declaraciones en Arriondas (Parres), donde mantuvo una reunión en el instituto de la localidad con alcaldes y concejales de la comarca funcional del Oriente de Asturias para la redacción conjunta de la Agenda Urbana y Rural de Asturias. El Principado está realizando una ronda de encuentros con los responsables de los municipios de toda la región. "Se trata de recabar de los concejos aquellos intereses, necesidades o proyectos de futuro que consideran interesantes desde una visión comarcal y de cooperación entre municipios e incluirlos en una visión regional estratégica para proyectos que se puedan ir ejecutando de aquí a 2030", explicó Sonia Puente.