La antigua fábrica Albo de Ribadesella se convierte en aparcamiento rotatorio

El lugar cuenta con un centenar de plazas de garaje que, tras la temporada estival, podrán alquilarse a los residentes

Por la izquierda, Paulo García, Paola Fernández, Laura Fernández y Alejandro Alonso frente al nuevo aparcamiento de Ribadesella

Por la izquierda, Paulo García, Paola Fernández, Laura Fernández y Alejandro Alonso frente al nuevo aparcamiento de Ribadesella / J.Quince

J.Quince

Ribadesella estrena su primer aparcamiento rotatorio, con 104 plazas. Ubicado a la entrada de la villa junto a la estación de autobuses, el parking que abrirá 24 horas se sitúa en las naves de la antigua conservera de Albo y un solar colindante. Aunque ya entró en funcionamiento hace dos semanas, ayer fue oficialmente inaugurado con la presencia del alcalde riosellano, Paulo García, y el concejal de Obras, Alejandro Alonso.

Las nuevas propietarias, las hermanas Paola y Laura Fernández, adquirieron las instalaciones de la antigua fábrica hace más de un año y medio. Al principio no sabían a qué destinarían su uso, pero tras conocer las necesidades de movilidad y aparcamiento en la villa optaron por esta iniciativa. Fue un proceso largo de tramitación de permisos, así como de obra para rehabilitar la cubierta y las fachadas y acondicionar el interior, pero tras recibir la licencia hace tres semanas el parking finalmente es una realidad: "La fábrica llevaba muchos años parada y sin mantenimiento, por lo que el edificio estaba muy deteriorado y fue necesaria una fuerte inversión", señala Paola Fernández.

Las dos naves, que cuentan con alrededor de 1.360 metros cuadrados, albergan cincuenta plazas cubiertas que incluyen dos para personas con movilidad reducida y tres para vehículos eléctricos. Además, se dispone también de otro medio centenar de plazas descubiertas en el terreno contiguo a las instalaciones. Adicionalmente y, de cara al mes de septiembre, sus propietarias tienen previsto alquilar un número determinado de plazas para que los residentes tengan aparcamiento asegurado durante todo el año.

Desde el Ayuntamiento de Ribadesella celebran la puesta en marcha de esta iniciativa privada, que servirá para solventar una demanda histórica de la villa: "Estamos doblemente contentos porque empresas privadas desarrollan actividades en el municipio y porque en gran medida van a solventar las dificultades que existen con los aparcamientos. Que haya en el centro de Ribadesella cien plazas es una noticia buenísima. Descongestiona mucho sobre todo en época estival, cuando se cuadriplica la población", aclaró el alcalde.