La incomparecencia de la víctima obliga a suspender el juicio contra dos cubanos por una brutal paliza a un madrileño en Llanes

Los dos acusados, uno en prisión por otros asuntos, se enfrentan a nueve años de cárcel cada uno

Los dos acusados en el banquillo.

Los dos acusados en el banquillo. / Luis Vega

Luis Ángel Vega

Luis Ángel Vega

El juicio convocado en la sección segunda de la Audiencia Provincial en relación a la paliza sufrida por un madrileño en Llanes a manos, supuestamente, de dos cubanos, F. G. M. y B. H. A., ha tenido que suspenderse después de la víctima no acudiese a la vista y fuese imposible contactar con él. Los dos acusados se enfrentan a una condena de nueve años de cárcel cada uno.

B. H. A., defendido por el letrado Adrián Fernández, fue conducido a la Audiencia desde la cárcel de Asturias, donde está recluido por otros asuntos. F. G. M., defendido por Ignacio Botas, se encuentra en libertad.

El tribunal establecerá una nueva fecha para el juicio y convocará a la víctima, cuya identidad se corresponde con las iniciales S. B. M., con el apercibimiento de que, si no acude, será conducido a la vista por la fuerza pública.

Los hechos que se juzgan ocurrieron en la madrugada del 4 de octubre de 2021. Según el ministerio público, los procesados agredieron a la víctima con barras de hierro, en la calle la Calzada de Llanes. Como consecuencia de estos hechos, sufrió traumatismo facial y ocular izquierdo, fractura nasal, herida penetrante en ojo izquierdo y fractura de lámina papirácea con herniación de grasa. Para su curación precisó de tratamiento médico y quirúrgico consistente en sutura y trasplante corneal. Tardó en curar 100 días y le quedó como secuela una pérdida de agudeza visual de ojo izquierdo, lo que supone una clara limitación para poder realizar las tareas esenciales de su profesión habitual, de carpintero y parquetista.

 Aparte de la pena de prisión, el fiscal pide alejamiento durante diez años y expulsión del territorio nacional una vez cumplidas dos terceras partes de la condena, con prohibición de regresar durante 10 años.

En concepto de responsabilidad civil, el Ministerio Fiscal interesa que los procesados indemnicen conjunta y solidariamente a la víctima con 30.000 euros por las lesiones y secuelas.