La reforma del puente Emilio Llamedo, en Arriondas, sigue en espera

El plazo de ejecución de las obras es de 24 meses

Puente Emilio Llamedo, en Arriondas.

Puente Emilio Llamedo, en Arriondas. / J. M. Carbajal

J. M. Carbajal

J. M. Carbajal

El pasado mes de noviembre se llevaron a cabo los correspondientes sondeos, incluidos dentro de las obras de reforma y ampliación del puente Emilio Llamedo Olivera, sobre el río Sella, que une términos municipales de Cangas de Onís con el acceso a Arriondas (Parres). Las susodichas tareas de catas se desarrollaron a lo largo de un par de semanas y el paso por el puente estuvo regulado mediante semáforos, aunque, una vez finalizados esos trabajos, el vial volvía a quedar expedito al tráfico.

El Gobierno del Principado de Asturias, presidido por Adrián Barbón, había adjudicado hace unos meses a la empresa Ferrovial Construcción S.A. por la cantidad de 3.716.980 euros la obra del citado puente, más conocido como el de "Les Piragües", siendo el plazo de ejecución de 24 meses para acometer la actuación, que ampliará notablemente las aceras y mejorará la seguridad para el tráfico de peatones y vehículos. La intervención respetará los periodos de mayor afluencia turística.

Las obras –previsiblemente arranquen tras la temporada estival– consistirán en la completa sustitución de la actual estructura, compuesta por un tablero y dos pilas de hormigón sobre el río Sella, por un único tablero de 109 metros de longitud, dos metros de altura y 10,8 metros de ancho, sin apoyos intermedios. De esta forma, se reducirá el impacto ambiental sobre el cauce del río Sella, evitando que la corriente deposite materiales en las inmediaciones del puente.

Sobre la nueva estructura se pavimentará una calzada de 7,3 metros de anchura y se construirán las aceras. El paso peatonal de la margen izquierda en sentido Arriondas tendrá 3,5 metros de ancho y el de la margen derecha, de igual anchura, albergará un mirador justo encima del lugar en el que se da inicio cada verano al Descenso Internacional del Sella. La obra consistirá en la instalación de un voladizo sobre el río con suelo de vidrio de triple capa.

Con esta remodelación, el puente pasará de tener 8,4 a 14,3 metros de anchura, lo que implica un significativo aumento de calzada y aceras, que quedarán separadas por sendas barreras de seguridad a ambos lados.

Para reducir las molestias, especialmente durante la temporada alta turística, las obras se detendrán entre los meses de mayor afluencia, de modo que se minimice la afección a la circulación de vehículos y peatones y se facilite el desarrollo de las actividades lúdicas y deportivas en torno al río, especialmente el Descenso Internacional del Sella, que este año 2024 se disputará el sábado 3 de agosto.