Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ramón Díaz

Orientalia

Ramón Díaz

Un hospital de tercera

En realidad, el del Oriente siempre ha sido un hospital de tercera. Nació de aquella manera, para arañar votos, y los usuarios y trabajadores padecieron durante once años una gestión que no era ni pública ni privada, sino todo lo contrario. O, mejor dicho, era privada o pública en función de lo que le interesara a los dirigentes políticos en cada momento. Después, obligados por las circunstancias, los mandatarios del Gobiernín convirtieron la fundación privada en pública. Papel mojado. Todo siguió igual. Finalmente, la oposición en bloque aprobó la integración del hospital y su plantilla en la red sanitaria pública, con el Gobiernucu y el partido que lo sustentaba de nones. Aquella derrota escoció. Y parece que sigue escociendo, porque al hospital del Oriente se le sigue marginando, en materia de plantilla, de equipamiento y de servicios. Siguen mandando los votos, los intereses partidistas y el resquemor contra una parte de los trabajadores.

Compartir el artículo

stats