Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ramón Díaz

Orientalia

Ramón Díaz

Bedón: otra burla más

Los Presupuestos del Estado para este año incluyen una partida de 500.000 euros, surgida del pacto Foro-PP, para rehabilitar la iglesia llanisca de San Antolín de Bedón y el monasterio tinetense de Obona. Alguien tendría que explicar cómo es posible que se destine dinero público, de todos, a un edificio como el de Naves de Llanes que el Estado considera privado y a cuya titularidad ha renunciado en varias ocasiones, pese a que existen indicios de sobra para defender que nunca dejó de ser público. Si un inmueble es privado, aunque se trate de un bien patrimonial, la Administración debe exigir al propietario que lo conserve. Esta obligado por ley. Y sólo en el caso de que desoiga esa exigencia puede gastarse dinero público, para posteriormente reclamar su reposición a la propiedad. Lo contrario es beneficiar a un particular. Dicho de otro modo: ¿está dispuesto el Estado a arreglar también mi casa gratis total?

Compartir el artículo

stats