Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

J. M. Carbajal

Covadonga, "cuna" de Asturias

A vueltas con la escasez de plazas de aparcamiento en el santuario mariano en plena época turística

 Un verano más, otro año más, cientos de miles de visitantes, el segundo parque nacional quizás con mayor afluencia turística de la red estatal y, para remate, los faustos de la conmemoración de los trece siglos de la Batalla de Covadonga. Todo un cóctel, al que debe añadirse una meteorología acorde a la estación –calor sofocante en esta primera quincena de julio- que tras la pandemia del covid-19 tiene como epicentro el santuario de Covadonga, la "cuna" de la Reconquista, principal punto de peregrinación de la Cornisa Cantábrica. Historia, devoción y naturaleza en su máxima expresión. 

Y, lo que más me ha llamado la atención en las últimas horas ha sido la buena nueva, referente a la remodelación y mejora del Museo de Covadonga. Se agradecen ese tipo de iniciativas. Pero, sin embargo, resulta cansino observar cómo pasan los lustros sin que se ejecute de una vez por todas un plan que facilite la puesta en marcha de plazas de aparcamiento en el santuario mariano. No es nada nueva esa reivindicación, aunque suele saltar a la palestra cada vez que el jefe del Ejecutivo, en este caso Barbón, gira visita al real sitio, aunque en esta oportunidad no tenía relación con el Día de Asturias. 

Viene esto a cuento porque resulta vergonzoso volver a hablar de "estudios" para implantar un plan de movilidad en Covadonga. En mi humilde opinión, después de tanto tiempo transcurrido, sobran promesas y hacen falta hechos. Además, por supuesto, de voluntad política para coger el toro por los cuernos y darse solución al grave problema que atesora a ese emblemático lugar del Principado de Asturias. ¿Soluciones? Por supuesto que las hay, pese a ser un tema muy delicado y también polémico -seguro que cualquier iniciativa levanta recelos y suspicacias- en ese destino. 

 Hace años que la Iglesia asturiana viene exigiendo la construcción de un aparcamiento en altura detrás de La Escolanía y con una capacidad estimada en 300 plazas. Atrás queda también aquel remonte que se proyectó y que hubiese sido un reclamo turístico no sólo para Covadonga sino para toda la comarca. Me refiero al que estaba previsto hacer en la finca de Les Llanes, en las inmediaciones de El Repelao. Sea como fuere, nada de nada,.....de momento. Seguimos o siguen inmersos en estudios y más estudios de viabilidad, buscando, digamos, alternativas. Eso sí, compás de espera y aguardar a que llegue otro 8 de septiembre para seguir con la misma cantinela. 

Por otro lado, lo más importante y abandonado sobre el dilema, la finca de Les Llanes, la gran pradería adquirida hace años por el Gobierno socialista de Vicente Álvarez Areces, previo desembolso de 500 millones de las antiguas pesetas (3 millones de euros), sigue sin adecuarse. Se dijo en su momento que podría ser el Centro de Información o de Visitantes adscrito al controvertido Plan de Transporte a los Lagos. Pero, dado que la cosa se enquistó, ¿por qué no se acondiciona como gran macro-aparcamiento y, del mismo modo, se implanta un sistema de taxis o micros-lanzadera durante todo el año? Sería un, digamos plan B. 

El real sitio de Covadonga se merece algo más que un "lifting", sobremanera cuando las conmemoraciones por la Batalla de Covadonga están a la orden del dia. Insisto, hace falta voluntad política para encontrar soluciones al problema de la escasez de aparcamientos en el santuario. Vaya por delante que aplaudo iniciativas como la explanada de la basílica –lo que ha ganado en estética- o futura la remodelación y mejora del Museo. Señoras y señores, ¡que Covadonga es el primer centro de peregrinación, además de turístico, de Asturias y de buena parte del Norte de España!

Compartir el artículo

stats