Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

J. M. Carbajal

Otoño caliente en los Picos de Europa

Comienza octubre y se avecinan las grandes citas queseras en el área de influencia de los Picos de Europa, tales como el Concurso-exposición de quesos de tendrá lugar el dia 12 en la ciudad de Cangas de Onís, en la festividad del Pilar, considerando como el decano de ese tipo de eventos -ochenta y una ediciones- en este país, así como el Certamen del Quesu Gamonéu, este en Benia de Onís, el próximo día 23. Dos fechas marcadas en rojo para los amantes de esos exquisitos manjares, pero, al mismo tiempo, jornadas ideales para visualizar el gravísimo problema que aqueja desde hace años a los hombres y mujeres del Mundo Rural, ninguneados en infinidad de ocasiones. 

A buen seguro, el otoño se avecina bien “caliente” en el área de influencia de los Picos de Europa. Y todo por la situación que vive gran parte de los ganaderos, dejados de la mano de Dios a la hora de solventar la cantidad de problemas que atesoran, empezando por los daños de los depredadores a sus respectivas cabañas o la dilación en el cobro de las indemnizaciones. No hay dos sin tres, el goteo de xatos, cabras y ovejas atacadas por los lobos es constante, tanto dentro del parque nacional como fuera del área protegida e incluso en otros concejos limítrofes. Esto no cesa, ni tiene visos de parar a medio plazo. 

Como suele ocurrir desde hace algún tiempo, salvo los dos años de la pandemia –por razones obvias- los eventos queseros programados para este otoñal octubre volverán a convertirse en un lugar ideal para que pastores, elaboradores y ganaderos expongan todos y cada uno de sus problemas a los responsables de las distintas Administraciones públicas. Y más, a escasos meses de la celebración de otras elecciones municipales y autonómicas de 2023, antesala de las generales. El gremio está sumamente cabreado y no es invención de ese juntaletras, sino el sentir de la mayoría de los hombres y mujeres del campo asturiano. 

Algunos pensarán que no sea el lugar y el momento adecuado para llevar a cabo sus reivindicaciones, al menos para los ganaderos y queseros de Onís y de Cangas de Onís. Pero, hastiados y cansados de esperar por soluciones, no sería nada extraño que tomaran cartas en el asunto y expusieran sus contundentes y demoledores argumentos en tales escenarios. No sería la primera vez, aunque tampoco la última en la que se hicieron sentir en un recinto ferial o en sus aledaños. La gota que colmó el vaso hace tiempo que se desbordó y, además, poco o nada tienen que perder a estas alturas. 

Algunos ya vienen vaticinando un otoño “caliente”, coincidente en fechas con eventos agroalimentarios de ese tipo en la comarca. La larga espera ha sido desesperante para muchos y nada nuevo, a modo de solución o medidas a adoptar, se vislumbra en el horizonte. La situación se encrespa por momentos; en tanto, desde Oviedo, las cosas se observan de manera bien distinta, como si no fuera con ellos. Ya no valen medias tintas, toca poner las cartas boca arriba y ver si se apuesta o no por el Medio Rural en el Principado de Asturias y, por ende, en el parque nacional de los Picos de Europa, gobierne quien gobierne. 

Insisto, para nada me extrañaría que los ganaderos y los queseros de la vertiente asturiana de los Picos de Europa dieran un puñetazo en la mesa en esas citas de octubre, en Cangas y en Benia, para que sean atendidas sus viejísimas reivindicaciones. Están hastos de ser ninguneados por unos y por otros. Llegó el momento de poner toda la carne en el asador y, de lograr unirse –es la gran asignatura pendiente-, más de un político con mando en plaza saldría en estampida. Conste que nada nuevo digo, pues de todos es bien conocida la anómala situación que padecen un día sí y otro también esas gentes del Mundo Rural. 

El debate generalizado ya no va a centrarse en si se pagan 50 eurazos por kilo del mejor queso del mundo mundial, el gamonéu del puertu-su producción ronda los 5.000 kilogramos/temporada-. El dilema es solucionar los problemas, cada vez importantes, al gremio quesero y ganadero, incentivar a la juventud para que tomen el relevo generacional, etc….Ya basta de marear la perdiz o de criminalizar a un sector que siempre veló desde tiempos inmemoriales por los pastos y montes del área de influencia de los Picos de Europa. Toca hablar de los quesos, sí, pero en clave política, como cada mes de octubre, en Cangas y Benia de Onís. 

Compartir el artículo

stats